¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Jugador se quiere lucir con un penal… ¡y termina despedido! [VIDEO]

Tirar un penal al estilo Panenka es mucho riesgo, pero... ¿tanto para acabar despedido? Esto es lo que vivió Brendix Parra.

Dicen que tirar un penal siempre conlleva una pizca de suerte. Otros aseguran que el gran responsable -tanto si falla o anota- solo es el tirador. Lo que nadie puede negar es que en esta acción existe un margen pequeño de error, por lo que es viable que esto suceda y cualquiera puede equivocarse; sin embargo, también quedó demostrado que errar una pena máxima puede terminar con un futbolista despedido.

Sí, aunque suene a broma, no lo es. El jugador Brendix Parra se equivocó a la hora de elegir su disparo y eso provocó que lo echarán de su club sin ningún tipo de consideración.

La historia fue así: los equipos La Equidad (Colombia) e Independiente de Campo Grande (Paraguay) protagonizaron una de las series de la primera fase de la Copa Sudamericana. Tanto el juego de ida como el de vuelta concluyeron con 0-0 en la pizarra, por lo que todo se definió en penales y ahí se dio el gran problema para Parra.

Brendix fue uno de los tiradores, tomó el balón, lo colocó en el manchón y disparó al estilo panenka. Con estos disparos hay dos posibilidades: quedas como un genio o en completo ridículo y, para desgracia del futbolista, fue la segunda. El guardameta se dio el lujo de detenerlo con el pecho y posteriormente La Equidad sellaría su pase a la siguiente ronda.

Para muchos otros equipos, el enojo habría sido evidente pero la anécdota hasta ahí hubiera quedado. Sin embargo, Independiente no pensó de igual forma y despidió a Parra. “Nosotros de la directiva tomamos la decisión de sacar a Brendix Parra por la forma en la que pateó el penal que todos saben”, reconoció el presidente de la institución.

La resolución tan drástica también tuvo tintes económicos, pues el no haber pasado de ronda significó dejar ganancias atrás. “Si pasábamos de fase cada jugador iba a tener una buena platita, 30 millones de guaraníes (unos 4.800 dólares) para cada uno. Ahora borrón y cuenta nueva“, agregó el directivo, tratando de argumentar la situación de Brendix.

Por su parte, el jugador confirmó que el club lo despidió y aseguró que es “una situación muy difícil luego de que me rescindieran el contrato. Pero la vida sigue, el fútbol sigue y vamos seguir hacia adelante”.

Por su bien, ojalá tenga otra oportunidad.