La violencia en México está en niveles alarmantes y por desgracia esto no es ninguna novedad. La inseguridad se está filtrando en todas las clases sociales y aspectos de la vida cotidiana. El deporte no podía ser la excepción y quedó claro este 22 de mayo de 2019, después de que se confirmara el asesinato del presidente de un equipo de futbol.

Diferentes medios nacionales confirmaron que este miércoles fue encontrado el cuerpo de Marco Iván Rodríguez Navarrete, quien se desempeñaba como presidente del equipo los Avispones, perteneciente a la Tercera División del futbol mexicano. Además de Rodríguez, también hallaron el cadáver de una persona más, la cual fue reconocida con el nombre de Arquímides y fungia como escolta del directivo.

Los cuerpos sin vida de ambas personas fueron localizados a la orilla de la carretera Chilpancingo-Tixtla y se aseguró que fueron asesinados a balazos.

Esta noticia llega dos días después de que se reportara que tanto Rodríguez Navarrete como su escolta fueron secuestrados mientras viajaban en una camioneta en la colonia 20 de noviembre en el municipio de Chilpancingo. Los reportes indican que durante el trayecto, el automóvil donde viajaba el presidente de los Avispones fue interceptado por hombres armados que terminaron por secuestrarlos.

Además de presidente del club, Rodríguez Navarrete también era empresario y tenía dos restaurantes en la capital del estado.

Por desgracia, esta no es la primera vez que la tragedia embarga al equipo de los Avispones, pues en 2014 su nombre resonó por todo el país, después de verse involucrado en el caso de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, el 26 de septiembre del año mencionado.

En aquella ocasión, los Avispones iban de regreso a Chilpancingo después de jugar en la localidad de Iguala. Durante su trayecto de vuelta, el camión donde viajaban los jugadores -la mayoría de 15 años- y cuerpo técnico fue atacado por un comando armado que los confundió con normalistas de la escuela rural de Ayotzinapa.

El saldo de esa tragedia fue de 14 personas heridas pertenecientes a los Avispones y dos fallecidos, el chofer del autobús y un jugador de 15 años.

Hoy, el cuadro de Chilpancingo vuelve a vestirse de luto.