La pasión por el futbol puede hacer que los aficionados hagan cosas en contra del equipo rival, no importa que se le haga daño a personas. Este hecho bochornoso se dio en Argentina previo al Clásico Rosarino entre Rosario Central y Newell’s Old Boys, pues directivos del equipo visitante fueron agredidos con amoniaco, por lo cual tuvieron que recibir atenciones médicas.

Continúa la violencia en Argentina, ahora en la Segunda División [Video]

Este domingo se jugó el partido en Rosario Central y Newell’s, rivales de la ciudad y por lo que levanta pasiones. Bueno, el tema es que antes del partido, los directivos de Rosario arribaron al Estadio Marcelo Bielsa y al entrar al vestidor percibieron un desagradable olor que les provocó vomito, mareo y a otros malestar en los ojos.

Se presume que el vestidor recibió ataque con amoniaco, compuesto químico de olor nauseabundo que se utiliza para fertilizantes, la síntesis de fármacos y en productos de limpieza, que se considera peligroso para la salud. De inmediato exigieron la presencia de los policías, quienes inspeccionaron el lugar para saber quiénes habían atacado de esta manera.

https://twitter.com/NicoFilomeno/status/1094640648609845249

Empleados del lugar limpiaron y desinfectaron el lugar, pero quedó un fuerte olor amoniaco, por lo que el lugar estar en la zona era peligroso.

No se encontraron a los responsables y los directivos de Newell’s Old Boys autorizaron que los jugadores visitantes utilizaran otra ropa y además accediera a otro vestidor para que no fueran perjudicados. En un principio se pensó que el cotejó se postergara de 17:10 a 17:30, pero todos actuaron rápido y se pudo comenzar a la hora estipulada.

Tras el hecho se ordenó que reforzará la seguridad y se le pidió a Rosario Central que quitarán de su autobús la estrella que obtuvieron el año pasado en la Copa Argentina, pues podía incitar a la violencia.

Ya se sabe el probable origen de los actos violentos previo a la Final de la Copa Libertadores

Al final, el partido terminó con empate a cero goles en un partido que resultó aburrido. En los últimos meses el futbol argentino se ha comportado de forma violenta, basta con recordar la final de la Copa Libertadores que tuvo que ser suspendida y jugada en el Estadio Santiago Bernabéu en Madrid, España. Ahora, se suma este hecho lamentable.