El Clausura 2019 de la Liga MX ha sido un tanto extraño. Por ejemplo, en 14 jornadas 10 técnicos han sido removidos de su cargo, dejando una de las cifras más altas en este rubro durante la historia de los torneos cortos. Sin embargo, lo más sorpresivo del certamen es lo que está haciendo León. El cuadro de Nacho Ambriz es una máquina de ganar y ya suma 12 victorias consecutivas, en las cuales Ángel Mena ha sido su hombre más importante.

Después de un último semestre para el olvido con Cruz Azul, Mena llegó al cuadro de Guanajuato sin tantas luces e incluso visto como un retroceso, pero le bastaron cuatro meses para hacer cambiar la percepción, al punto de ser el jugador más determinante de la Liga MX, al punto que -para poderlo comparar con alguien- se debe voltear a las ligas más poderosas, a los futbolistas más grandes.

Mauro Boselli se corona en Brasil

Durante su semestre, Mena puede presumir tener un total de 14 goles y nueve asistencias -liderando ambos casilleros-, lo que quiere decir que ha participado en 23 de las 38 anotaciones de su club, o sea en el 60.5 %. Esta cifra, de acuerdo al medio Marca, lo coloca por encima de jugadores como Lionel Messi, Kylian Mbappé y Karim Benzema. En serio.

De enero de 2019 a la fecha, Mbappé ha participado en 22 anotaciones (16 goles y seis asistencias) con el PSG. Por su parte, Messi suma 18 anotaciones y tres pases de gol (21 en total), mientras que Benzema tiene 17 dianas y tres asistencias, para un número definitivo de 20. Es decir, ninguno de ellos iguala la marca del ecuatoriano del León.

Mauro Boselli se corona en Brasil

A destacar queda que – a diferencia de Messi, Mbappé y Benzema-, Ángel se desarrolla en un futbol hasta cierto punto más competido, aunque eso no quiere decir que sea mejor. Sin embargo, el valor se le debe dar, pues también hay que recordar que asumió el rol importante que dejó Mauro Boselli tras su salida.

Con dos fechas por disputarse, León puede seguir haciendo historia y para eso necesitará de su mejor hombre. ¿Podrá Mena mantener el ritmo? Tarea complicada, pero en estos momentos no se puede dudar de él ni del cuadro leonés.