El futbol mexicano tiene esa capacidad de traer a futbolistas extranjeros que rompen la liga por completo o bien a jugadores que solo están de paseo y cobran por eso. Justo en la última descripción es donde entra Andy Delort, un delantero francés que llegó a Tigres para supuestamente robarse la Liga MX junto a André-Pierre Gignac y que ahora está en problemas legales en su natal Francia.

En agosto 2018, cuando ya había dejado a Tigres, Delort fue arrestado todo por tener problemas con la policía gala. ¿Qué sucedió? El delantero estuvo involucrado en una persecusión. Mientras él viajaba en una camioneta 4×4, manejada por uno de sus amigos, la policía les ordenó detenerse, indicación a la que no hicieron caso en primera instancia pero que terminaron cumpliendo metros adelante. Cuando las autoridades comenzaron a revisar si todo estaba en regla, se percataron que el conductor no tenía licencia de manejo y además iba en estado de ebriedad. Hasta aquí el problema para Delort podría parecer menor, pero después el futbolista terminaría por intervenir.

Carlos Salcedo rechazó al Bayern Múnich para fichar con Tigres

Al ser detenidos, el delantero se puso un tanto agresivo y agredió de manera verbal a los policías, echándoles en cara que él ganaba 150 mil euros a la semana, motivo por el cual fue arrestado bajo los cargos de insultos y amenazas a las autoridades.

Seis meses después de haber ocurrido los hechos, el actual delantero del Montpellier acaba de recibir su sentencia, la cual es de dos meses de prisión suspendida y una multa de 18 mil euros, cantidad que no tendrá problemas para pagar, considerando que gana 150 mil a la semana, ¿no? Antes de hacer oficial este castigo, Delort ya se había declarado culpable por los cargos imputados, por lo que la sanción no le llegó “de golpe”.

Chaco Giménez revela el equipo por el que pudo cambiar a Cruz Azul [Video]

Delort estuvo en Tigres durante un año a partir de septiembre de 2016. Llegó a México con el cartel de superestrellas y terminó yéndose por la puerta de atrás.

Con el conjunto felino, Andy participó un total de 16 partidos, marcó cuatro goles y dio una asistencia. Números muy pobres para un refuerzo considerado de lujo. Eso sí, se fue con un título en sus manos, cuando Tigres derrotó al América de La Volpe en la Final del Apertura 2016.