Este sábado amanecimos con una fatal noticia, cuatro aficionados de Boca Juniors murieron en un accidente carretero cuando se trasladaban a Buenos Aires para presenciar el partido de la final de la Copa Libertadores contra River Plate. Esto sucedió en la provincia patagónica de Chubut, antes de que el juego se suspendiera.

La Bombonera, el estadio favorito de Luis Miguel

Por la mañana de este sábado, medios de comunicación fijaron su atención en el estado del terreno de juego de La Bombonera, pues se estaba encharcando y se corría el riesgo de que el partido se suspendiera. Mientras tanto, la prensa de la localidad de Rawson, reportaba un incidente en el kilómetro 108 de la carretera nacional.

En el accidente estuvieron involucrados dos vehículos, en uno viajaban los aficionados xeneizes, cuatro de ellos fallecieron y uno es reportado como grave. El municipio de Rawson lamentó lo sucedido: “La intendenta de Rawson, Rossana Artero, y miembros del gabinete municipal, participan con hondo pesar del fallecimiento del director de Asociaciones Vecinales Malcom Viton, y de los vecinosSebastián Berra, César Ezequiel Jones y Franco Guido Silvestri”.

Después se supo que los muertos eran miembros de una filial de Boca Juniors y tenían como objetivo asistir al partido de la Superfinal ante los Millonarios, cotejo que finalmente se suspendió por las lluvias intensas.

A través de sus redes sociales, Boca lamentó lo sucedido y mandó un mensaje a los familiares.

Directivos del club se unieron para dar el pésame y lamentar lo sucedido.

Todo esto sucede dentro de un marco pasional por estar en el partido más importante del Clásico Argentino, el cual estaba pactado para celebrarse este sábado, pero fue suspendido por el mal estado de la cancha causado por la lluvia. Hasta el momento se sabe que el juego se realizará este domingo, esto si las condiciones climatológicas lo permiten.

La final de la Copa Libertadores tendrá transmisión apta para cardiacos

A lo largo de la semana se informaron de varios sucesos alrededor de la final de la Copa Libertadores, una casa incendiada después de discutir por los equipos argentinos y hasta un hombre que condicionó con asistir a su boda si el partido se alargaba. Esto provoca la pasión por el futbol.