Este sábado se realizó la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors en el Estadio Santiago Bernabéu en Madrid, España. Tanto se habló alrededor de la pasión con la que se vive este juego que previo al cotejo hubo un susto, pues un aficionado que se dirigía al inmueble sufrió un infarto, pero afortunadamente fue atendido.

El Bernabéu se llenó de estrellas por la Final de la Libertadores

Se trata de un fanático de 68 años que sufrió “parada cardiorrespiratorio”, por lo cual el hombre cayó al piso de la calle Padre Damián, las personas que transitaban por ahí alertaron a los paramédicos quienes arribaron para atenderlo. Esto se dio a conocer a través de la redes sociales de la protección civil de Madrid.

“Samur ha revertido una parada cardiorrespiratoria de un aficionado de 68 años que se dirigía al Bernabéu a ver la Copa Libertadores. Ha ocurrido en la calle Padre Damián. Trasladado en estado crítico a La Paz”.

No se tiene mayor información del aficionado que se dirigía a la final de la Copa Libertadores y desafortunadamente sufrió un infarto. Después de que los paramédicos lo revisaran, fue trasladado a un hospital para dar una mejor atención, pero se sabe que está en estado crítico.

Conmebol insinúa que gobiernos deben controlar a las barras

Para el partido el inmueble lució lleno para un juego histórico, el cual se tuvo que mover a España por la violencia que se presentó a las afueras del Estadio Monumental de River Plate.

Al final el equipo Millonario derrotó a Boca en tiempos extras. El marcador final fue de 3-1, pero en el global quedó 5-3.

Todo esto provoca un partido tan pasional que involucra al futbol argentino, por fin termina una final que comenzó hace 30 días. Primero se tuvo que posponer por una lluvia que inundó la cancha de la Bombonera, estadio de Boca Juniors. Después hubo una agresión de aficionados de River contra el autobús xeneize, por lo que el partido se suspendió.

Ante el estado de violencia que rodeó el juego, la Conmebol decidió sacar el cotejo del continente americano y llevarlo a Madrid, España. La final se pudo disputar sin violencia y con el dispositivo de seguridad más grande que se ha hecho en el país ibérico.