Abejas atacan en pleno partido de la Segunda División de Ecuador

En pleno partido de la Segunda División de Ecuador, un grupo de abejas atacaron a los jugadores que estaban en la cancha.

Hay cosas insólitas que suceden en los partidos de futbol como animales salvajes que forman parte del acto protocolario o simple animales domésticos que invaden el terreno de juego, pero también hay situaciones raras como la que sucedió este sábado en Ecuador. Mientras se disputaba un partido de la Segunda División de Ecuador entre Portoviejo y Manta, el árbitro tuvo que detener el juego debido a un ataque de abejas, el cual llenó de miedo a todos los que se encontraban en el estadio.

Se desarrollaba el minuto 27 del partido donde se enfrentaron Portoviejo vs Manta correspondiente a la jornada 17 de la Serie B del futbol de Ecuador, se iba a realizar un saque de banda, cuando el árbitro lo interrumpió y de inmediato se tiro al piso. Jugadores y ambas bancas también se tiraron al césped como medida de precaución ante el ataque de abejas en el Estadio Reales de Tamarindos.

Lee Más: Perro de la suerte invade cancha en Argentina y hasta da “entrevista” [Video].

Todos permanecieron en el césped por algunos segundos, hasta que las abejas se retiraron, el partido no se reanudó de inmediato, tardaron unos minutos en lo que revisaban si ya no había peligro.

Los primeros en percatarse de la presencia de las abejas fueron los que se encontraban en la banca del Manta, quienes advirtieron a sus jugadores y al árbitro de la situación. Afortunadamente todos actuaron de la mejor manera ante los momentos de peligro, ya que de no actuar de forma oportuna se hubiese desatado un peligro mayo ante la presencia de los insectos voladores.

Al final las acciones del juego pudieron continuar sin ningún problema, el marcador fue de 2-3 para la victoria del equipo visitante. Más allá del resultado, el juego de la Segunda División pasará a la historia por el insólito momento donde las abejas atacaron a jugadores que estaban en el terreno de juego. Nada pasó a mayores, pero sí tuvieron un buen susto.

Publicidad