Franck Ribéry habló sobre su dura infancia

La historia de Franck Ribéry es una de las mas dolorosas del mundo futbolístico. El jugador francés jamás conoció a sus padres. Fue abandonado en las puertas de un convento...

La historia de Franck Ribéry es una de las mas dolorosas del mundo futbolístico. El jugador francés jamás conoció a sus padres. Fue abandonado en las puertas de un convento y a los dos años el auto en el que viajaba sufrió un accidente y el pequeño Ribéry se impactó contra el parabrisas.

El percance le causó una herida en la cara que requirió de 100 puntadas. El galo, en años anteriores, declaró que jamás se haría una cirugía porque las cicatrices eran parte de nosotros.

Empero, en la entrevista que dio al medio francés Canal +, el hoy jugador del Bayern Munich, recordó el dolor que le causaba caminar por las calles, cuando era niño, mientras la gente lo miraba y susurraba: “Mira lo que tiene en la cara, mira su cabeza, qué es esa cicatriz, es feo”, relató Franck.

Lejos de dejarse vencer por los comentarios, que por supuesto le dolían, el jugador los utilizó como impulso para poder llegar a la cima del futbol mundial.

A los 34 años, Ribéry recuerda su infancia con alegría pero también acepta que fue dolorosa por todo lo que tuvo que vivir a tan corta edad.

Publicidad