Primer torneo que Maradona dirige en el futbol mexicano y ya llegó a la final. La noticia del Pelusa sorprendió a propios y extraños y tomó tintes extremos cuando la semana pasado los de Sinaloa echaron a FC Juárez, el rival a vencer.

Así fue como los culichis llegaron a la final del Ascenso MX: con el ánimo a tope y el mejor jugador de la historia gritándoles desde la banca.

Mario García, el hombre detrás de la figura de Maradona

https://twitter.com/Dorados/status/1068324929731362816

El partido inició con unos Dorados volcados al frente, el jugar de local los obligaba a buscar el resultado y proponer el partido y así fue. Al minuto 6, Vinicio Angulo remató de cabeza y la pelota se fue por encima de la portería. De inmediato, al 7′, de nuevo Vini y la pelota terminó en las manos de Carlos Felipe Rodríguez.

El partido siguió bajo esa temática hasta que al minuto 23, el Atlético San Luis generó la primera de peligro y la estrelló en el travesaño tras una mala salida de Gaspar Servio. Bajo esa temática, siguieron los embates de la visita por medio de su delantero, Nicolás Ibáñez.

Por estas razones Maradona aceptó dirigir a Dorados

El resto de la primera mitad siguió bajo el mismo guion, llegadas de ambos equipos que no generaron mayor peligro, mientras Diego se desarmaba en la banca. Ya en la segunda mitad, después de la charla del campeón del mundo en 1986, El Gran Pez salió prendido a ganar el encuentro y así fue: al minuto 75, después de un balón que Angulo prolongó con la cabeza dentro del área, Edson Rivera se tiró una tijera para hacer explotar la pecera.

De ahí para delante la presión por parte de los locales aumentó y la búsqueda del segundo se convirtió en una cacería furtiva. Maradona salía de la banca para alentar al público y sus jugadores peleaban cada pelota como si fuera la última. Todo iba perfecto para los locales hasta que Diego, al minuto 90 se puso a reclamarle al árbitro y al técnico visitante, Alfonso Sosa.

El Barrilete Cósmico no podrá estar en la vuelta y así tenía que ser, a lo 10 y con el cuchillo en los dientes. Maradona está a 90 minutos de ser campeón por primera vez como director técnico y podría hacer en México, como hace 32 años.