Hace 35 años, el mundo del beisbol se maravilló con un joven de pelo largo, cuerpo robusto y un brazo zurdo con una calidad exquisita, que a la postre le daría una de las carreras más reconocidas en el “rey de los deportes” con Los Angeles Dodgers, él era Fernando Valenzuela.

” Nunca he visto a un novato con mucho encanto, carisma y esas cosas. Él va a cautivar al público”, dijo Tim Lasorda a inicios de la temporada 1981, cuando “El Toro” llevaba apenas unos meses con el equipo.

Lasorda sabía lo que tenía en sus manos, un auténtico diamante en bruto, que se pulió con rapidez en las Grandes Ligas, y para muestra sus primeros juegos de esa temporada. Él inició el partido inaugural de la campaña y blanqueó a los Astros de Houston 2-0, lanzando las nueve entradas. Siete partidos después mantuvo el mismo ritmo, dejando un saldo de ocho victorias en el mismo número de apariciones.

Desde ese momento, Fernando ilusionaba y el propio New York Times reconocía a ese “gordito de 20 años de edad, zurdo de México que no habla inglés”, como uno de los mejores prospectos que tenían los Dodgers.

Al final de la temporada, tuvo un récord de 13 victorias y siete descalabros. El triunfo más significativo de Valenzuela se dio en la Serie Mundial, cuando enfrentó a los New York Yankees en el tercer partido, donde terminó adjudicándose la victoria 5-4, lanzando las nueve entradas y encabezando lo que a la postre fue el título para los angelinos.

Sus grandes actuaciones durante la campaña, permitieron a “El Toro” ser uno de los grandes candidatos a ser nombrado “Novato del año” tal y como meses antes el rotativo de New York lo “presagió”. Al final, el dos de diciembre de 1981, la sensación llamada Fernando Valenzuela terminó por llevarse el premio.

“Mi objetivo en la primavera era entrar al equipo y ser titular. Y quiero agradecer a Tom Lasorda por hacer ambos posible”, fueron las palabras del mexicano, recuperadas por el The New York Times.

El hecho no podía dejar de destacarse en México y el diario El Informador, un día después, publicó las reacciones de Valenzuela: “Estoy verdaderamente sorprendido de haber ganado el título del ‘Novato del año’ con tanto margen, pues Tim Raines tuvo una buena temporada con Montreal”.

Y es que el zurdo realmente sorprendió aquel año y los especialistas lo reconocieron con 107 puntos, sobre 87 de Raines.

En noviembre, Valenzuela se consagró como el mejor pitcher de la Liga Nacional, por lo que fue acreedor al CY Young, logrando ser el primer beisbolista en conseguir ambos premios (considerando el “Novato del Año”) y, además, se coronó campeón del mejor beisbol mundial. ¡Vaya 1981 para Fernando Valenzuela!

“Más que los triunfos que conquisté en la temporada, en los playoffs y Serie Mundial. Más que los premios CY Young y Novato del Año, para mí la más grande satisfacción la produjo haber llegado a los Dodgers y lograr quedarme”, mencionó “El Toro”, de acuerdo a El Informador.

La historia apenas comenzaba…