14 años es la edad en la que todos nos dedicamos a soñar. Donde crecer no importa si a tu lado tienes un balón de futbol y a tu mascota preferida. Mientras los grandes trabajan, los más chicos comienzan esa etapa de rebeldía e irresponsabilidades.

Pero en esa etapa donde uno cree que todo es posible también hay quienes luchan con tal de hacer los sueños realidad. Y así lo hizo Fernando Ovelar Martínez, el joven “mita´i”, como le llaman a los niños en Paraguay, que juega para el Cerro Porteño de la Primera División y que este fin de semana se mandó su primer gol como futbolista profesional.

Juan Carlos Osorio dejaría la Selección de Paraguay

En la edad de la fantasía, él ya lo concreta en realidad. Hace una semana el entrenador de Cerro Porteño sorprendió con la alineación que mandó para enfrentar al 3 de Febrero. 11 jugadores de color azulgrana saltaron al terreno de juego en busca de la victoria. Y uno de ellos era un adolescente. Era Fernando Ovelar.

Aquel día disputó 59 minutos. Su actuación fue tal que una semana después volvió a repetir en el 11 inicial y eso sorprendió aún más. Todo Paraguay colapsó este domingo por el Clásico entre Olimpia y Cerro Porteño. El partido más importante de esa nación vio jugar al niño de 14 años, quien dejó atrás los nervios y se alzó por todo lo alto con un gol que asombró a propios y extraños.

Transcurrieron solo 15 minutos de partido cuando Fernando Ovelar quedó mano a mano con el guardameta rival, Alfredo Aguilar, y con un suave toque bombeado abrió el marcador en favor del Ciclón de Barrio Obrero. Aproximadamente 30 mil espectadores que abarrotaron el estadio Defensores del Chaco fueron testigos del que puede ser el inicio de una gran carrera futbolística.

Fernando Ovelar juega en el club azulgrana gracias a la regla del sub-19. En Paraguay se obliga a los equipos a colocar a al menos un jugador de 19 años, o de menor edad, dentro de las alineaciones titulares.

Barra del Olimpia de Paraguay es suspendida 18 meses por disturbios [VIDEO]

En México, Víctor Mañón debutó en el Torneo Apertura 2007 con los Tuzos del Pachuca a la edad de 15 años, siete meses y dos días, siendo el más joven en la historia del futbol mexicano.