Falta de competencia: la clave para que los Patriots sean los ‘mandones’ de la AFC

El día esperado se acerca. El 4 de febrero varias partes del mundo se paralizarán para ver el “partido que nadie se quiere perder”, diría un spot. Sí, el Super...

El día esperado se acerca. El 4 de febrero varias partes del mundo se paralizarán para ver el “partido que nadie se quiere perder”, diría un spot. Sí, el Super Bowl LII está a la vuelta de la esquina, de nueva cuenta con los New England Patriots como representante de la Conferencia Americana (AFC).

Aunque a muchos no les parezca, y otros varios más sí, el equipo comandado por Bill Belichick y Tom Brady llega al juego decisivo una vez más, una instancia que se ha convertido en una costumbre, en parte, por el nivel que ofrece su conferencia.

Desde que Bill tomó los controles de los Pats, pocos han logrado plantar cara a su juego. No es cosa menor la estadística que indica que, desde 2004, los Patriots han ganado seis de los 15 partidos de campeonato, casi la mitad.

Como se mencionó el problema de la AFC está en la calidad, pues de los 16 equipos contendientes, parece que año tras año solo tres o cuatro pueden aspirar a cosas serias.

Durante los últimos quince años, solo cuatro quarterbacks diferentes, distribuidos en cinco equipos, pudieron estar presentes en el juego de campeonato y, por ende, en el Super Bowl. El ya mencionado Brady (seis apariciones), Ben Roethlisberger (tres apariciones), Peyton Manning (4 apariciones) y Joe Flacco (una aparición). Una estadística que deja en “ridículo” prácticamente a toda la AFC.

Y es que hasta el último par de temporadas, en realidad la Conferencia Americana no ofrecía equipos de peso para poder emocionar al aficionado con alguna sorpresa. Bills, Jaguars, Jets, Browns, Raiders, Chargers, Dolphins o Texans eran franquicias que, si bien les iba, podían entrar a playoffs, pero las aspiraciones que tenían para superar a los ‘poderosos’ eran muy pocas, y en realidad varias de ellas continúan en ese camino.

Por supuesto que no todo es malo e incluso el futuro puede lucir prometedor. Este 2017 ya significó el regreso de Buffalo y Jacksonville a la postemporada, este último hasta la Final de Conferencia, por lo que, de mantener el nivel y mejorarlo, pueden darle sabor a una conferencia que por años ha mantenido a sus “favoritos” para el juego grande.

A estos equipos se les pueden sumar los Ravens y los propios Broncos, que de encontrar el camino de la regularidad pueden ser aspirantes a reinar la AFC como ya lo hicieron años atrás

Sin embargo, entre que son peras o son manzanas, mientras se especula y se hacen ilusiones, varios aficionados de esta conferencia deben seguir soportando ver a los Pats en lo más alto; o a los Steelers, aunque para muchos no haya mucha diferencia.

Publicidad