Que te empaten un partido de último minuto debe ser una de las cosas más frustrantes que pueden pasar en el futbol. Es algo parecido a darle un juguete a un niño, hacerle creer que es de él y después quitárselo de tajo.

Así le pasó hoy a Fábio Coentrão. En el partido correspondiente a la Jornada 19 de la Primeira Liga, en el que se enfrentaron el Sporting Lisboa y el Setúbal; el Sporting, equipo en el que juega Coentrão, comenzó ganando al minuto 31 con gol de Bruno Fernandes, pero en los minutos de compensación se marcó un penal a favor del equipo local. Ahí comenzó el berrinche.

Fábio reclamó la marcación como cualquier jugador lo haría, hasta ahí todo bien. Pero el punto más álgido llegó cuando Jorge Jesus, técnico del Sporting, decidió sustituirlo y Edinho concretó el penal. El defensa portugués salió y entre lágrimas comenzó a golpear la banca hasta que la rompió.

Los berrinches de Coentrão no son nada nuevo. O sea, sí duele que te empaten de último minuto, pregúntenle a Cruz Azul, pero esta “pataleta” lo supera todo.