F1

A detalle: conoce la guía del circuito del Gran Premio de México

El Autódromo Hermanos Rodríguez del Gran Premio de México es un circuito especial en la Fórmula 1.
El Autódromo Hermanos Rodríguez ha cambiado desde notoriamente desde 1962, cuando se dio el primer GP en México (Foto: Los Pleyers)

Escrito por: Juan Luis Gómez

Los 4.3 km que comprenden el Autódromo Hermanos Rodríguez se desplantan, se desplantan sobre los terrenos de la Magdalena Mixuca y es el circuito con mayor elevación de todo el calendario de la Fórmula 1 actual con 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar.

Te recomendamos: “El nivel de México no alcanza para llegar a la F1”, Checo Pérez

Esta altura produce ciertos “dolores de cabeza” a todos los equipos, ya que el aire en la Ciudad de México es demasiado “delgado” y esto provoca -además de EPOC y problemas respiratorios para los que aquí vivimos- una mala respiración de motor, mal enfriamiento y poco agarre a los monoplazas, aunque por otro lado proporciona velocidades por encima de los 350 km/hr, que es comparable con el circuito más rápido del calendario: Monza.

Desde 1963, en el que se efectuó el primer GP oficial, el Autódromo ha sufrido cambios, tanto en infraestructura como en el trazado de la pista para poder distintas categorías a lo largo de su historia: WEC, ChampCART, NASCAR, Fórmula 1.

Sector 1

La recta principal es la primer zona de DRS del circuito y es aquí en donde los monoplaza pueden desarrollar las velocidades máximas de por encima de los mencionados 350 km/hr. Al final de la recta, se encuentra las curvas 1, 2 y 3, unidas en una sección semi rápida que funcionan como ‘chicanas’ para la reducción de velocidad máxima.

La segunda recta y la segunda zona de DRS, es la entrada a lo que antes se conocía como el Complejo Moises Solana. Después de muchos cambios y de un rediseño a las zonas de escape, esta sección se volvió una sección de velocidades lentas, en donde el público puede disfrutar de frenadas tardías y rebases que comprenden las curvas 4, 5 y 6.

Sector 2

Una vez terminada la parte del complejo, se encuentra la recta de conexión entre el sector 1 y sector 2, el cual arranca con la sección que la mayoría de los pilotos disfruta más: Las “S”.

Si bien estas han sido modificadas al paso de los años, las “S” siguen respetando en su gran mayoría la velocidad y trazo general de lo que fueron hace años.

La combinación de derecha-izquierda, derecha-izquierda y derecha de las curvas 7, 8, 9, 10 y 11, hacen de este sector un pase rápido para antes de la tercer recta.

Los llamados “kerbs” o “lavaderos” son bajos en este sector y por eso los pilotos confían en ellos para utilizar prácticamente todo el ancho de la pista.

Sector 3

El último sector del circuito comienza con la tercer recta, justo antes de la frenada fuerte hacía la derecha y la entrada a la parte más imponente de todo el circuito: Foro Sol.

Los pilotos hablan de que a cada pase la piel se enchina y es que tener a 35 mil espectadores gritando a los lados de la pista no es una cuestión común en ningún circuito de la categoría.

La sección, con las curvas 12, 13, 14 y 15, si bien es lenta, es demasiado técnica y es en donde más tiempo pueden perder los monoplazas si los “Apex” de curvas no son tomados de manera correcta.

A la salida del Foro Sol, se encuentra el último vestigio de la histórica “Peraltada”, la curva 16 y 17 ahora nombrada como la curva Mansell, en honor a ese rebase que hiciera el británico en 1990 a Berger.

La vuelta a la derecha es también el acceso a pits y la conexión con la meta y la recta principal.

Y así es como el Autódromo Hermanos Rodríguez, con el trazado que ostenta desde 2015, termina con un tiempo de 1 minuto y 18 segundos (que es lo correcto para un “race pace”). El récord de pista lo tiene Daniele Ricciardo con 1.14.7 , pero por eso escribo y no soy piloto.