Los problemas fuera de la cancha no parecen acabar para las dos más grandes estrellas del futbol en el mundo. Por un lado, la acusación que hizo una mujer en contra de Cristiano Ronaldo por supuestamente haberla violado; por el otro, Lionel Messi y una denuncia por evasión fiscal… Otra vez.

Aparece nueva víctima de violación de Cristiano Ronaldo

Un extrabajador de la Fundación Leo Messi demandó al jugador, a su padre, a su hermano Rodrigo (miembos del organismo) y a Alejandro Rebosio, titular de Social Team, por evasión fiscal agravada. La persona, quien por razones de seguridad decidió no revelar su nombre, aseguró que la fundación sirvió como “pantalla” para recibir recursos que en lugar de ser destinados a causas benéficas, fueron desviados a cuentas de la familia Messi, entre otros.

“Era evidente la connivencia y encubrimiento de Social Team y Fundación Leo Messi en simular la magnitud de la ayuda social, y crear una pantalla sobre las obligaciones reales de la Fundación (…) Con el paso de los meses, se notaba cómo los fondos que debía invertir la Fundación en acciones sociales, según los principios de dicha institución, eran desviados a otras cuentas y que nada tenían que ver con el objeto fundacional, para el cual habíamos sido convocados”, dijo en entrevista para Infobae.

Asimismo, el afectado aseguró que no era ningún secreto el desvió de recursos, y que tanto el capitán del Barcelona como el resto de su familia, sabían de esta situación.

“Todos los que trabajaban con Social Team veían, entre otras cosas, que no se trabajaba con transparencia, ni se destinaban los recursos para que la Fundación Leo Messi llevara a cabo acciones sociales reales y concretas. Sino que era evidente que los fondos eran destinados o desviados a cuentas off shore en distintos países del mundo”, aseguró.

Cristiano fuera de la convocatoria de Portugal por acusación de violación

La persona decidió dar a conocer las irregularidades porque tras haberse asociado con la fundación, su ONG resultó estafada, además de que no cumplieron con muchos proyectos que habían asegurado. El 31 de octubre será cuando deba presentarse a declarar ante el juzgado.

El año pasado ya había sido sentenciado en España a 21 meses de prisión por fraude al fisco de aquel país por 4.1 millones de euros. Ahora queda esperar cómo procederá este caso con la justicia argentina.