“Chicharito” regresa a Wembley: el estadio donde inició su sueño europeo

El Estadio Wembley ha visto grandes historias a lo largo del tiempo, pero para los mexicanos, uno en especial, la emblemática construcción representa el inicio de su camino por Europa. Este...

El Estadio Wembley ha visto grandes historias a lo largo del tiempo, pero para los mexicanos, uno en especial, la emblemática construcción representa el inicio de su camino por Europa. Este miércoles hablamos de Javier “Chicharito” Hernández.

En 2010, meses antes del Mundial de Sudáfrica, las Chivas y Hernández, que había deslumbrado en la liga mexicana, dieron un completo “bombazo” al anunciar el fichaje del delantero a uno de los equipos más poderosos del Viejo Contienente: el Manchester United.

Después del la justa mundialista y con pocos días trabajando en su nuevo club, “Chicharito” disputó su primer título con los “Red Devils”, la Community Shield. Su rival era el también grande Chelsea y el escenario inmejorable: Wembley.

Aquel ocho de agosto de 2010, Hernández pudo haber imaginado cualquier cosa, pero no lo que el destino tenía deparado para él. Al inicio del segundo tiempo, Balcázar pisó el “pasto sagrado” del campo inglés, lo que significaba su primer partido oficial con el “ManU”, pero lo mejor estaba por venir.

Al minuto 76, Antonio Valencia tomó la banda derecha para mandar un centro al área, donde apareció “Chicharito”. El mexicano remató el esférico de forma poco ortodoxa, pero este se impactó en su rostro, lo que le permitió rebasar la línea de gol y marcar su primer tanto en Europa.

A la postre, la anotación de Hernández ayudó al Manchester United a obtener el trofeo local y él tuvo un inicio soñado: debut oficial, primer gol y  su primer título en el balompié del Viejo Continente. 

“Es increíble poder anotar y ganar este partido. Es un gol raro el que anoté. Pateé la pelota contra mi cara y entró”, fueron las palabras del debutante goleador en Inglaterra.

Esta noche, seis años después, Javier regresa al mítico estadio convertido en una estrella, con otro club y sin un trofeo de por medio. Sin embargo, el encuentro no deja de ser relevante.

Bayer Leverkusen jugará en Wembley una de sus últimas cartas para pasar a los octavos de final en la Champions League, frente a un Tottenham fuerte en casa.

No importa si es con la cara, de chilena, tiro libre o con la espalda, Javier Hernádez buscará conseguir la misma felicidad llamada gol, como lo hizo en 2010, en el mismo lugar donde inició todo para él.

Publicidad