No importa el tiempo que pase, hay quienes se niegan a morir… O las circunstancias que lo rodean, no los dejan desaparecer. Algo así le pasa al mítico Estadio Azul.

Luego de que fuera sede de La Máquina desde el 6 de octubre de 1996 hasta el torneo Clausura 2018, en agosto de 2015 se anunció que iba a ser demolido para construir un centro comercial. Sin embargo, alguien salió en defensa del inmueble y aseguró que esto no se concretara.

Cruz Azul dice adiós al estadio Azul

El Estadio Azul lo iban a convertir en centro comercial y es algo que me he negado rotundamente por una razón: el uso de suelo del inmueble no tiene permitido un centro comercial”, aseguró Santiago Taboada, presidente de Benito Juárez, en entrevista para Mediotiempo. Los únicos fines que permitirán en este espacio son “un centro de espectáculos, un centro cultural, hospitales o escuelas. El concepto se llama Equipamiento Urbano“.

El alcalde aseguró que desde que estaba en campaña, analizó en uso de suelo para ver cuál era la mejor opción para el espacio público, siempre respetando “el derecho que tienen los propietarios del Estadio pero sin permitir que se viole el uso de suelo”.

“Hasta el momento no hay un trámite relacionado con la demolición, por así llamarlo. El primero de octubre anuncié la suspensión de las nuevas obras (en Benito Juárez) hasta en tanto no iniciemos un proceso de revisión de todas las obras”, remató Taboada.

El Estadio Azul seguirá activo dos años más

Este año, una parte del centro comercial Artz Pedregal se derrumbó, la empresa que lo construyó iba a ser la misma que se encargaría del proyecto de la plaza que estaría en el espacio del Azul. El mismo medio aseguró que este accidente fue la razón por la que se atrasaron los planes anteriores.

En lo que se decide que pasará con las instalaciones, hace unos meses también se anunció que el estadio albergaría encuentros de futbol americano; además se han realizado diversos partidos de despedida y varios exjugadores han ido a darle el último adiós.

César “Chelito” Delgado fue parte del Clásico de Leyendas, celebrado en este lugar y no ocultó su tristeza por la demolición. “Esperemos que no (desaparezca el Azul), todavía está así que esperemos que no. Es raro porque es un estadio con mucha historia y muy lindo, me ha tocado vivir lindos momentos”, confesó.