Errores arbitrales manchan el futbol mexicano

Han de recordar que por el año 2006, se hablaba de que el arbitraje mexicano era el mejor de la Concacaf, incluso mejor que el de la Conmebol, pues esos...

Han de recordar que por el año 2006, se hablaba de que el arbitraje mexicano era el mejor de la Concacaf, incluso mejor que el de la Conmebol, pues esos tiempos quedaron muy atrás y ya llevamos varios años arrastrando la cobija con los temas del arbitraje. La Comisión de Arbitraje ha hecho varios cambios por tratar de mejorar este tema, pero no se puede, quizá sea que los mismos árbitros han dejado de enfocarse en su trabajo, malos manejos administrativos, falta de talento o compadrazgos, pero el arbitraje mexicano está por los suelos.

Apenas este lunes la Comisión Disciplinaria tuvo que retirar un tarjeta roja a Javier Güemez del equipo del Querétaro, increíblemente el árbitro Óscar Macías Romo sacó la tarjeta roja al futbolista, pero él no había cometido la falta, de hecho el recibió una fuerte plancha la cual fue mal juzgada. Todo sucedió en el partido en León y Querétaro, apenas al minuto 18 el árbitro de forma errónea al jugador que recibió la falta.

Después del partido los Gallos mostraron una fotografía de la lesión de Güemez, quien fue expulsado de forma equivocada. Es por ello que el equipo se inconformó y la Comisión de inmediato retiró la tarjeta roja.

Ese fue el error más evidente, pero podemos repasar más de la jornada 9. En el partido de Chivas vs Pachuca, se afectó al Guadalajara al no marcar una patada que el defensa Tuzo dio a Orbelín Pineda, de ser sancionada era un penal, en cambió el árbitro Jorge Antonio Pérez Durán sacó la tarjeta amarilla al jugador rojiblanco.

Como estos errores hay varios cada fin de semana que manchan el futbol, aunque sean errores pequeños se van acumulando y se hacen evidentes, ¿cómo se justifican estos errores? Aquí no cabe la comparación con otros países, con otros árbitros, simplemente el arbitraje mexicano está por los suelos, es pésimo. ¿Qué falla?, tampoco es que hablemos de los salarios de los árbitros, esto algo circunstancial, el futbol es un negocio muy redituable que debe pagar bien a todos sus involucrados.

No cabe el clásico comentario: se les paga muy bien y no hacen su trabajo. Aquí hay un trasfondo. Quizá no hay disciplina, existe corrupción o la relación entre árbitros y Federación está rota, todas son hipótesis. Pero por el bien del futbol y los árbitros esperemos que esta situación se revierta.

Publicidad