La nueva era del basquetbol, la era de Russell Westbroock

Rusell Westbrook es uno de los basquetbolistas más destacados del siglo XXI, con Oklahoma Thunder está cerca de superar a Michael Jordan.

En el imaginario del baloncesto, Michael Jordan simboliza la repisa de premios en la pared que todo jugador desea ganar. Durante sus 15 temporadas de carrera, sentó un precedente de excelencia que ninguno ha podido superar hasta ahora. Sin embargo, hay quienes están cerca de igualarlo, lo que resulta un logro tan valioso como quien escala la montaña más alta o domina a la fiera más temible. Por esta razón, Russell Westbrook es, hoy por hoy, uno de los héroes más grandes del baloncesto.

Durante su último partido contra Nueva Orleans, su actuación resultó de antología. No sólo logró la victoria para su equipo, Oklahoma Thunder, sino que consiguió una serie numérica tan brillante como la de Fibonacci: 28 puntos, 17 rebotes y 12 asistencias. Este fue su quinto triple doble seguido, proeza que no alcanzaba nadie desde que en 1989 Jordan hiciera lo propio, adjudicándose siete.

Tras el final de la temporada pasada, el pánico creció en Oklahoma, pues su gran héroe, Kevin Durant, los abandonaba para unirse a un conjunto con el cual, según sus propias palabras, sí sería campeón: Golden State Warriors.

Muchos recurrieron entonces a la quema de jerseys para mostrar su indignación; Westbrook no. Ni siquiera existen entrevistas en las que el base de los Thunder hable de manera positiva de su ex compañero. En su lugar, Russell supo lo que tenía que hacer: convertirse en el nuevo líder de su equipo.

Hoy, Westbrook es un monstruo de las estadísticas: ha hecho 47 triples dobles en toda su carrera (10 esta temporada), promedia 31 puntos por partido, 10.8 en rebotes y 11.3 en asistencias. Y con su más reciente hazaña, está cerca de romper el récord de otro grande; Oscar Robertson, quien en la temporada 1961/62 logró finalizar con 30.8 puntos, 12.5 rebotes y 11.4 asistencias.

A mediados de noviembre de 2016, el diario El Español llamó al Westbrook el MVP más claro del siglo XXI, no obstante sus logros compiten cabeza a cabeza contra nombres como LeBron James, Stephen Curry y James Harden. Sin embargo, sus compañeros, aún más mediáticos que él, no poseen sus perspectivas sobre la cancha. En declaraciones para ESPN, Russell explicó cómo las duelas representan para él un refugio de las calles, de los problemas de su juventud, por lo que sus sonrisas espontáneas nacen únicamente por el placer de jugar, sin buscar protagonismos.

Enes Kanter, compañero en las filas de Oklahoma City Thunder, describió así a su colega, resumiendo la esencia de su heroísmo que esperamos continúe subiendo hasta la cima:

“No tengo palabras para describir lo que está haciendo en este momento. El inglés es mi segunda lengua”.

Por Axel Salas.

Publicidad