El tiempo le ha mostrado al mundo cuanto avance hay hasta nuestros días. No solo las tecnologías evolucionaron, el futbol profesional también se volvió un gran negocio para los empresarios. El lujo de tener un equipo es algo que pocos pueden presumir. Es como ese juguete que siempre quisiste y que nunca se lo prestaste a los demás cuando por fin lo tuviste en tus manos.

La economización del futbol provocó que vinieran los cambios. Los estadios más emblemáticos fueron reemplazados por unos más modernos. El dinero se volvió esencial para convencer a los jugadores de dejar a un lado su amor a la camiseta a cambio de un buen sueldo, esto con el objetivo de formar plantillas capaces de dominar una liga y un continente. Y lo mismo pasó con los directores técnicos, quienes buscan progresar en el balompié con las oportunidades que les llegan.

Futbolista de Chivas castigado por no querer jugar en el Ascenso

Las oportunidades solo se presentan una vez en la vida y Héctor Altamirano lo tiene claro. Sobresalir como entrenador es su meta y por ello Gustavo Matosas decidió llevárselo a Costa Rica para que continúe con su preparación como estratega.

Héctor Altamirano Los Pleyers

El Pity Altamirano cuando jugó para Santos Laguna. (Imagen: Internet)

El Pity Altamirano colgó los botines hace seis años. Cruz Azul Hidalgo fue su último club, pero donde más brilló fue con Santos Laguna. Después decidió emprender el rumbo como director técnico y Cimarrones le dio la oportunidad en el Torneo Apertura 2018. Y los resultados fueron positivos. Resultaron ser la escuadra sensación del Ascenso MX al terminar en el cuarto lugar de la general. Se quedaron en Cuartos de Final, al caer en manos del campeón Atlético San Luis.

Los números fueron buenos. El Pity Altamirano, en conjunto con su cuerpo técnico ya planeaban lo que iba a ser el Clausura 2019. Todo iba bien hasta que Matosas lo convenció de irse con él a dirigir a la Selección de Costa Rica.

Dos Pumas son requeridos por la Selección de Costa Rica

Esto lo dio a conocer el periodista Luis Castillo, quien aseguró que el Pity Altamirano no pensó dos veces en dejar su actual trabajar para formar parte del cuerpo técnico del técnico uruguayo. Ahora la meta será llevar a los ticos al Mundial de Qatar 2022.