La peor pesadilla de Tom Brady tiene apellido: Manning

Hay dos formas de volverte aficionado a un equipo: la primera es que lo heredes y la segunda es que, por voluntad propia, lo adoptes. No hay mucha tela de...

Hay dos formas de volverte aficionado a un equipo: la primera es que lo heredes y la segunda es que, por voluntad propia, lo adoptes. No hay mucha tela de dónde cortar. Un día, mirando un juego haces click y listo, ya eres seguidor.

Yo me hice aficionado de los New York Giants por dos cosas: ser los mayores verdugos de los New England Patriots y por Eli Manning. Aterricemos ambas situaciones que al final llegan al mismo puerto.

Eli es el menor de los Manning, siempre a la sombra de Peyton y sí, digámoslo, el mayor es el mejor quarterback de la familia. No lo pondremos en duda. Los dos se han convertido en los principales verdugos de Tom Brady (aunque nos pese, el mejor mariscal de la historia).

Peyton lo enfrentó en la final de conferencia de 2006; el mayor de los Manning jugaba para los Colts y con un marcador apretado (38-34) logró vencer a New England. Un año después, los Pats avanzarían al Super Bowl XLII venciendo los Chargers. Pero en el Super Bowl XLII se encontraría con el menor de la dinastía: Eli Manning. Los Giants derrotaron a los Pats por otro marcador apretado, 17-14.

En el Super Bowl XLVI, The GOAT se volvió a enfrentar a una de sus máximas pesadillas, los Giants de Eli. Sí, el desenlace fue el mismo, New York venció a New England por otro marcador apretado, 21-17.

Brady debe odiar, además de a Mauricio Ortega, a los Manning. En la final de la Conferencia Americana de 2015 se volvió a encontrar con Peyton pero ahora jugando para los Denver Broncos. El juego, como todos los que enfrenta a los Manning, fue apretado y Denver se alzó con el triunfo 20-18.

Sí, hice click con los Giants pero hice más click con el verdugo de Brady: Eli Manning. Eli siempre ha venido desde abajo y ha logrado salir avante. No solo tuvo que lidiar con su hermano sino con el mejor de la historia y a ambos los venció.