El trompo, el juguete más mexicano del mundo que se niega a morir

Podrá estar muerto para muchos, pero hay miles de mexicanos que aún tienen un trompo guardado entre sus cosas
Fuente: Los Pleyers

Retrocedamos el tiempo un poco, cuando las redes sociales y los videojuegos no existían; los niños se divertían igual o quizás más. Y para ello necesitaban solo de un artefacto, ovalado, de madera y con un pico para que pudiera girar. Traer uno en el bolsillo era la sensación y más si sabías como usarlo, prácticamente te hacías famoso con él.

Leer más: Se anuncia torneo de tiro al blanco con resortera

Se trata del trompo, un juguete también conocido como peonza o perinola que es fabricado con madera, metal o plástico. La punta es metálica y en la parte de arriba se adhiere un pequeño cordón que se enrolla alrededor de la pieza. Cuando lo desenredas sale volando con mucha fuerza y se pone a girar sin perder su equilibrio.

Fuente: Pixabay

Sí, suena sencillo pero es más complejo de lo que parece. No es fácil bailar un trompo, se requiere de habilidad, concentración y mucha práctica, esa que con el paso del tiempo quedó en el olvido.

La irrupción de la tecnología hizo que nos olvidaramos de nuestros orígenes, de lo que es ser mexicano.

El mejor juguete del mundo

Domar un trompo es un arte, por eso pocos tienen el don de hacerlo ver increíble. En el siglo XIX  y el XX, este artefacto llegó a las fábricas y talleres mexicanos sin saber que resultaría un éxito rotundo. Los primeros modelos se crearon con madera de guayabo o mezquite; y se tallaron con un clavo de hierro sin cabeza como punta. Se vendían en ferreterías como pan caliente.

Fuente: mxcity.mx

Para 1963 se introdujeron los primeros trompos plásticos bajo el sello Plasti Marx, los cuales tuvieron mucha publicidad en televisión, como en el programa deEn Familia con Chabelo.

Para 1975, la marca Duncan trajo una nueva oleada de trompos hechos de plástico a la República Mexicana. El representante de aquella marca era el Ing. García del Camino, el responsable de atiborrar el mercado con este novedoso juguete —para la época—.

Después comenzaron los torneos, con los cuales muchos ganaron dinero y el reconocimiento del público. Para principios de los noventa, Duncan se debilitó; otras marcas como Premier o 5 estrellas se batieron a duelo por lograr el mayor número de ventas… y entonces llegó Cometa.

Algunos diseños de los Trompos Cometa | Fuente: Trompos Cometa

El renacimiento

Los juguetes son una parte importante de todo niño y hoy la mayoría prefiere irse a sentar por varias horas con una consola o una tablet en mano. Aquellos tiempos en donde te ponías a jugar y a divertirte con tus amigos en las calles quedaron atrás. Pero todavía hay quienes luchan por mantener vivas las costumbres.

Los trompos Cometa salieron a la luz por primera vez en 1992, cuando el apogeo del juguete aún daba buenos dividendos. Su fama se debió a la creación de modelos exitosos, el Cobra y el Diamante, los cual llegaron a introducirse en países como España, Hungría y Eslovaquia.

Fuente: Trompos Cometa

Pese a que el interés por este tipo de juguetes disminuyó considerablemente, esta empresa se empeñó en no dejar morir la tradición y fabricó nuevos ejemplares, con un diseño más pulido, filos de neopreno para evitar daños y hasta la inclusión de sistemas que evitan enrollar el trompo, como el popular PowerStar.

Al menos la tecnología sirvió de algo. Algunos trompos tienen luces y hasta producen sonidos musicales al girar, como un “vocho” tuneado.

Cometa llegó a revolucionar el mercado, y sobre todo, a tratar de reavivarlo. Hoy, los que en su momento “olvidaron” su amor por el trompo, desempolvaron sus mejores piezas y salieron a la calle una vez más para divertirse.

Esta marca no solo fabrica, también organiza torneos y sube tutoriales a sus redes sociales para hacernos ver que tenemos mucha magia en nuestro México, solo hace falta voltear a ver nuestros orígenes. Y aunque aquel boom quedó atrás, aún hay niños que son los más felices jugando con su mejor amigo: el trompo, el juguete más mexicano del mundo.

Y por si te lo perdiste:

Fuente