El tedioso y aburrido reciclaje en el futbol mexicano

¿En verdad queremos a Dorados en Primera División?, la Liga Bancomer MX es una pasarela interminable de reciclaje, equipos que bajan y suben, equipos con altibajos, clubes sin respeto a...

¿En verdad queremos a Dorados en Primera División?, la Liga Bancomer MX es una pasarela interminable de reciclaje, equipos que bajan y suben, equipos con altibajos, clubes sin respeto a su afición y aún peor con ambición al negocio. No nos cansamos de decir que: Irapuato, Celaya, Sinaloa, Ciudad Juárez, Guadalajara, Aguascalientes y Veracruz son excelentes plazas para el futbol, lugares probados, pero ¿por qué no le damos oportunidad a nuevos proyectos en el futbol nacional?.

La afición de La Piedad aún se acuerda de su ascenso a Primera División, Fidel Kuri navegó con la bandera de que el equipo se mantendría y después, “como novia de pueblo” los dejó. Se llevó el equipo a Veracruz, una plaza que durante su historia ha tenido múltiples problemas en el futbol. Todos los clubes mencionados ya han tenido su oportunidad en el futbol mexicano. Dorados no se ha cansado de fracasar una y otra vez, la historia ya la conocemos.

Ahora existen nuevos proyectos sólidos en el futbol que comienzan a crear afición. Con poco recurso, pero sin con futbol. Nuevas plazas en donde la afición se arraiga y que por su trabajo merecen una oportunidad en el máximo circuito. Lobos BUAP es uno de ellos, un club joven que viene de una reestructuración con futbolistas mexicanos, solo cuenta con un extranjero. Representa a una institución educativa y qué mejor que observar nuevos equipos, nuevas aficiones que han hecho mejor las cosas que “los equipos probados”.

Y como Lobos surgen algunos más en divisiones inferiores, el recién ascendido Coyotes de Tlaxcala. Un equipo que se ha convertido en un fenómeno en el estado, representa los colores e identidad de sus aficionados con un proyecto joven y con números verdes. Otro más es Pioneros de Cancún, un equipo que ha luchado, pero por el momento no ha podido coronarse, la historia no le hace justicia.

En el ascenso han surgido otros más como: Potros UAEM, Cimarrones de Sonora, Alebrijes de Oaxaca y hasta Zacatepec que se ha reinventado. El reciclaje de equipos no ha beneficiado al futbol mexicano, lo ha vuelto monótono. No nos brinda espectáculo, los nuevos proyectos tienen ambición y la esencia que han perdido los viejos conocidos del balompié nacional.

Publicidad