Epidemia azota al 40% de los jugadores de la NBA

Epidemia azota a los jugadores de la NBA. Aunque parezcan invencibles y súper humanos, son tan frágiles como el resto de los mortales
(Imagen: Getty Images)

Los aficionados, solemos imaginar que los jugadores de la NBA viven una vida envidiable, llena de lujos, dinero, fama y éxito. Los basquetbolistas de la mejor liga del mundo ganan mucho dinero por jugar su deporte favorito. Sin embargo, en los últimos meses se ha conocido que las grandes estrellas de la NBA sufren de trastornos relacionados con la depresión o el estrés que los llevaron a pedir ayuda especializada.

Todo comenzó cuando Kevin Love, estelar de los Cavaliers de Cleveland, reveló a través de The Player’s Tribune que sufrió ataques de pánico. Love relató la pesadilla que vivió y cómo logró superarlo. “La salud mental es un asunto invisible, pero de una forma u otra nos afecta a todos”,  dijo durante una confesión sobre una ocasión en la que padeció una crisis de pánico en un partido contra los Atlanta Hawks el 5 de noviembre del años pasado.  “Es difícil de describir, pero todo estaba dando vueltas, como si mi cerebro estuviese tratando de salirse de mi cabeza. El aire se sentía denso y pesado. La boca parecía llena de tiza. Recuerdo a un asistente gritando algo sobre una formación defensiva. Yo asentí, pero no escuché mucho de lo que dijo. Para entonces, yo estaba perdiendo los estribos”.

Esto desembocó en una investigación de ESPN en la que se revela casi la mitad de los jugadores sufren de algún problema psicológico por culpa del ambiente en el que se manejan dentro de la NBA: la presión, las exigencias, las críticas. Esto tiene como consecuencia que los jugadores afectados terminan recurriendo al alcohol y a  las drogas como solución para escapar de la realidad y no a un profesional.

El testimonio de Kevin Love no fue el primero. Antes, su compañero de equipo, Channing Frye, había hablado sobre la depresión que padecía tras la muerte de sus padres. DeMar DeRozan, exjugador de los Raptors de Toronto y actual jugador de los Spurs de San Antonio, declaró para The Star sobre su lucha contra la depresión: “No importa cuán indestructibles parezcamos, todos somos humanos al final del día.”

(Imagen: Getty Images)

Los testimonio han abierto un debate sobre la salud mental de los jugadores de la NBA. Los expertos y especialistas han hablado sobre el tema. “Más del 40% de los jugadores de la NBA tiene problemas de este tipo, pero menos del 5% han buscado ayuda profesional. Y no estoy exagerando”, declaró John Lucas II, asistente de los Rockets y ex jugador profesional. Lucas administra un programa de bienestar para deportistas, elaboró: “Es una epidemia en nuestra liga. Estoy hablando de todo, de trastorno de déficit de atención, bipolaridad, ansiedad, depresión…”

William D. Parham, director del Departamento de Salud Mental y Bienestar de la asociación de jugadores, explicó que si bien lo dicho por Lucas es una estimación, la cifra de jugadores afectados no se aleja de la realidad. Es por eso que invita a los basquetbolsitas a dar un paso al frente, romper con los estigmas y tratar de atender un problema tan delicado como lo es la salud mental.

Después de todo, como bien dijo DeMar DeRozan, por más súper humano que parezcan, las estrellas de la NBA no dejan de ser simples mortales.

Publicidad