El tercer juego de la Serie Mundial arrojó un hecho histórico. Pocos imaginaron que el Dodger Stadium iba a vivir algo como lo que se suscitó en 2005, cuando los Chicago White Sox y los Houston Astros —cuando aún jugaban en la Liga Nacional— dejaron atrás 5 horas y 31 minutos en el episodio número tres de aquel Clásico de Otoño.

Pues este viernes Los Angeles Dodgers y los Boston Red Sox rompieron la marca del juego más largo, primero de una Serie Mundial y luego de una postemporada.

Beisbolista mexicano bateó más home runs que nadie en la MLB

Y no fue solo eso, porque en total el tercer enfrentamiento entre Dodgers y Red Sox rompió cinco récords de la MLB. Primero, este juego es el más largo, por tiempo, de una postemporada y es el de mayor duración, por entradas, de una Serie Mundial.

Otros récords más que se rompieron fueron el de más jugadores en un encuentro, con 44. Los Red Sox empataron la marca de más beisbolistas usados con 23. Y por último, los Dodgers consiguieron el empate a dos carreras en la décima tercera entrada, lo que significa el empate más tardío en una Serie Mundial.

Dodgers Red Sox Los Pleyers

Momento en el que dieron las 12 de la madrugada Los Ángeles y el juego aún estaba en marcha. (Imagen: Getty)

El duelo comenzó a las 19:10 horas, tiempo del Centro de la Ciudad de México y terminó en la madrugada del sábado. Hubo muchos aficionados que no quizás no aguantaron y desistieron, pero los más fieles se quedaron hasta el final.

Y los que pegaron primero fueron los Dodgers. Con 2-0 abajo en la Serie, este partido significaba matar o morir. Y Joc Pederson sacó un cuadrangular en la tercera baja para poner adelante a los de casa.

Fue hasta la octava entrada donde Jackie Bradley Jr. sacó el segundo cuadrangular de la noche y mandó la bola al fondo del jardín derecho. Con esto los Red Sox empataron el encuentro.

Con las nueve entradas cumplidas llegaron los extrainnings. El drama, la emoción, el sufrimiento y la vibra se hicieron presentes en el Dodger Stadium.

Dodgers, Red Sox, Serie Mundial, Tercer juego Los Pleyers

(Imagen: Getty)

En la décima tercera entrada los Red Sox le dieron la vuelta al marcador. En un error de Scott Alexander, Holt corrió a la primera base y aprovechó para poner el encuentro 1-2. Cuando parecía que Boston estaba a un out de llevarse el partido, Ian Kinsler se apresuró a fildear un batazo del cubano Yasiel Puig, lo que permitió a Max Muncy anotar la del empate. Tan cerca y tan lejos de ponerse 3 a 0 en la serie.

El héroe de los Dodgers jugó en la Liga Mexicana del Pacífico

Siguieron pasando los innings hasta que en el décimo octavo, tras 7 horas y 20 minutos con la cuenta llena y sin outs, Max Muncy la sacó del parque para mantener con vida a los Dodgers en la Serie Mundial.

Así, los Dodgers ganaron su primer partido de la Serie Mundial y se meten a la pelea. Boston sigue arriba 2 a 1, pero usaron por seis entradas a Nathan Eovaldi, el pitcher que iba a abrir el cuarto partido para ellos. Habrá que ver por qué serpentinero se inclina Alex Cora. Por su parte, los Dodgers se encomendarán al zurdo Rich Hill, con la esperanza de emparejar la Serie Mundial 2018.