Ayer cerró el mercado de transferencias y el West Ham equipo en el que de vez en cuando juega el Chicharito, declaró vía Tony Henry, Director de Reclutamiento, que ya no quieren jugadores africanos en su plantilla: “Teníamos tres y sentíamos que ya no queríamos más futbolistas africanos”.

Segundos después quiso enmendar su error pero la terminó de regar: “No es nada racista, pero a veces tienen mala actitud”. Sí claro, no es nada racista.

Creemos que la “inconformidad” con los futbolistas provenientes de África tiene que ver con la reciente salida de Diafra Sakho al Rennes de Francia. El futbolista nacido en Senegal tuvo pocos minutos con los Hammers y deducimos que de ahí viene el problema que, pongamos énfasis, no es racial. Seeee.

“Descubrimos que cuando no están en el equipo o no juegan provocan desastre pero no es nada contra la raza africana”, declaró el desafortunado Tony a SportsMail.

De inmediato el club inglés emitió un comunicado en el que informaba la suspensión del Director de Reclutamiento de Jugadores. Además de informar que no se pronunciarán más sobre el tema hasta que se realice una investigación completa y exhaustiva.

Actualmente el West Ham tiene en sus filas a algunos jugadores de origen africano como Cheikhou Kouyate y Angelo Ogbonna y seguro la funesta declaración de Henry le acarreará una serie de bien merecidos problemas.