El domingo no fue el mejor día para los Pittsburgh Steelers y sus aficionados. Después de tener una buena racha de juegos, el enfrentamiento con los Miami Dolphins no parecía de peligro, sin embargo les salió más caro de lo planeado, sobre todo para Ben Roethlisberger.

Después del partido, donde los Acereros cedieron en el marcador con un 30-15 final, las peores noticias llegaron desde el vestidor: el “Big Ben” será operado de la rodilla. De acuerdo a los reportes, el QB tiene una lesión en el menisco de la rodilla izquierda y este lunes entrará al quirófano.

El tiempo que estará de baja el mariscal de campo es indefinido, pero es seguro que se perderá el próximo juego, contra los New England Patriots, un partido siempre trascendental para ambas escuadras.

Steelers