Mayo y junio son meses importantes para la comunidad LGBTTTI. El 17 de mayo se conmemora el Día contra la Homofobia, mientras que todo junio lleva la etiqueta de #PrideMonth debido que en este mes se llevó a cabo la primera manifestación homosexual.

Justamente este 2019 se cumplen 50 años de esta y para celebrar, Mundo Joven le dio la encomienda al waterpolista Víctor Gutiérrez de llevar su bandera como embajador.

Deportistas abiertamente gays

El español es un atleta en activo y seleccionado nacional que decidió salir del clóset hace tres años porque “hay que ser como uno sea, sin miedo a ello”.

Está consciente de que el waterpolo no tiene el alcance del futbol y aunque no tiene ninguna campaña a manera personal, cada que está enfrente de un medio de comunicación aprovecha para difundir su lucha contra la homofobia.

“Buscamos que dentro del deporte haya una ley que persiga, condene y castigue la homofobia como tal. Yo lo que intento es con mi día a día, con mi naturalidad y con mi experiencia demostrar que en el deporte cabemos todos, seas gay, lesbiana, heterosexual o bisexual”, resaltó Gutiérrez.

La carrera de Víctor es digna de destacar. Comenzó a nadar a los 2 años debido a que sus padres querían que perdiera el miedo al agua para que pudiera estar sin problemas en una alberca que tienen en su casa. El que el centro donde practicaba cerrara fue lo que lo llevó a los 8 años a empezar en el waterpolo y de ahí el resto es historia.

A los 16 entró a un centro de alto rendimiento y dos años después ya estaba firmando su primer contrato como profesional en la máxima categoría de España. El atleta está en receso de verano, sin embargo, regresará a España con el desafío de integrarse en un nuevo equipo después de una década de historia con el conjunto que lo llevó a catalogarse como uno de los mejores waterpolistas de su país.

“Llevo 10 años en el Canoe, además de que llevó siendo capitán cuatro. Ha sido un paso difícil porque yo ya me siento como parte del club, estaba ya muy asentado pero bueno, ha llegado un equipo como es el Terrassa, con un proyecto deportivo muy fuerte, con objetivo de jugar competición europea, ganar la liga, ganar la copa y sobre todo con una apuesta económica muy importante.

“Me faltaba ese gusanito de competiciones porque bueno, en mi antiguo club estaba asentado, no peleábamos por grandes cosas y siendo año olímpico, un reto de esa magnitud me ha hecho dar el salto”, aseguró.

Seguro te preguntarás porqué una empresa mexicana se fue hasta Europa para conseguir un embajador. Rubén Mora, director de Mundo Joven, confesó que sí buscaron un deportista azteca de élite que pudiera llevar la bandera LGBTI de la campaña, lamentablemente no encontraron ninguno.

En su lugar, Víctor Gutiérrez agradeció la distinción, sin perder la oportunidad de invitar a todos los jóvenes que son homosexuales y atletas a que se hagan visibles pues el mundo del deporte lo dominan valores como el respeto, la tolerancia y la inclusión.