Encontrar ese camino profesional ideal puede ser más complicado de lo que parece, no es casualidad que varias personas estudien/practiquen alguna actividad y terminen por hacer algo completamente diferente. Bueno, pues algo similar le sucedió al cantante Ricardo Arjona.

Antes de tener todo el éxito en su carrera como cantante, el nacido en Guatemala primero intentó resaltar en otras profesiones, como la de maestro y basquetbolista, en la que incluso llegó el profesionalismo.

¿Por qué nadie me dijo que Miguel Sabah practica triatlón?

En 1987 llegó uno de los capítulos más gloriosos de Arjona en su carrera como basquetbolista. En aquel año, con su equipo Leones Marte. Ricardo logró anotar 79 puntos en un solo partido, para quedar guardado en la historia del Deporte Ráfaga guatemalteco. Es preciso decir que para esa fecha, el de Jocotenango ya había sacado a la luz su primer disco, Déjame decir que te amo.

Arjona récord puntos

Pero eso no fue todo para el autor de canciones como Historia de un Taxi, pues su presencia física y buen juego le permitieron llegar a la selección nacional. Arjona jugó de base y de escolta: sin embargo, cuando tuvo que decantarse por una de las dos profesiones, decidió tomar la guitarra y dedicarse a la música.

“Acá, en Guatemala, el baloncesto tampoco tenía como una imagen de desarrollo muy clara“, comentó (para el medio Prensa Libre) Enrique Amaya, exentrenador de Arjona, por lo que quizá ese fue uno de los motivos por los que el cantante prefirió la música. “Era muy serio al representar su papel de basquetbolista. Era muy tranquilo. Él separaba el deporte y la música“, dijo Amaya sobre Ricardo.

¿Por qué nadie me dijo que el Gringo Castro es DT de Cruz Azul?

El mencionado récord del cantante tuvo una vigencia de 18 años, hasta que en 2005 apareció Marlon Domínguez, quien anotó un total de 89 puntos con Cybertech, para dejar atrás uno de los, probablemente, hechos más presumibles de Arjona en su pasado basquetbolista.

A estas alturas quizá muchos de sus detractores están pensando en que mejor hubiera continuado en el basquet y sus fans agradecen que no lo haya hecho. Sea como sea, Arjona está grabado en la historia de Guatemala, por la música y sí… también por el deporte.