Pancho Gonzales, el tenista ‘mexicano’ que alcanzó el número uno del mundo

Pancho Gonzales firmó una carrera envidiable dentro del circuito profesional.
Pancho Gonzales tenía ascendencia mexicana (Foto: Los Pleyers)

En la actualidad el trono del tenis mundial es peleado por tres hombres: Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, mismos nombres que se pelean el título del mejor del mundo. Sin embargo, antes que ellos existieron otros jugadores que marcaron una época brillante del deporte blanco – Agassi, Sampras, Becker, McEnroe, Edberg, Borg, Laver– , pero hay uno específicamente que el público y la gente probablemente no le han hecho justicia como debería y, curiosamente, tiene sangre mexicana. Él fue Ricardo Alfonso Gonzales, mejor conocido como Pancho Gonzales.

Te recomendamos: ¿Qué fue de Anna Kurnikova, la tenista rusa que encantó al mundo?

Pancho nació el 09 de mayo 1928 en Los Angeles, California, Estados Unidos. Durante toda su carrera cargó la bandera del país americano e incluso lo representó en la Copa Davis. Sin embargo, por las venas de Ricardo siempre corrió sangre azteca gracias a sus padres que eran provenientes de México.

La historia de Gonzales es una de esas que el tenis no le hace la suficiente justicia debido a la temporalidad. La forma de competición actual se adoptó en 1968 cuando dio inicio la Era Open, pero antes de esos años el deporte blanca estaba dividido en dos tipos de tenistas: profesionales y amateurs, lo cual impedía a los primeros mencionados participar en torneos de Grand Slams, mismos que son reconocidos de manera importante a la hora de hablar de quiénes han sido los mejores jugadores de la historia.

Pancho Gonzales fue tenista amateur durante solo tres años: 1947,1948 y 1949. Pese al poco tiempo en el circuito, eso le bastó para ganar cuatro veces el US Open, dos en la modalidad de singles y un par en dobles. Lo sorprendente de esta estadística es que los cuatro trofeos los obtuvo en sus últimos dos años.

A partir de 1950, el mexico-americano decidió pasarse a la rama profesional y con eso dio por terminadas -prácticamente- sus aspiraciones de alzar trofeos grandes. Sin embargo, dentro del circuito profesional, Richard se convirtió en una leyenda absoluta.

En 1952, Gonzales alcanzó la cima de ranking mundial a nivel profesional y esa posición no la dejó hasta 1960. Es decir, estuvo ocho años en lo más alto, lo cual es considerado todo un récord.

Durante su carrera en el circuito profesional, Pancho logró ganar 12 torneos Pro, el equivalente a los Grand Slams a nivel amateur, ocho en Estados Unidos y cuatro más en Wembley. El único certamen grande que le fue reacio fue el French Pro.

Para 1968, cuando se unieron ambos circuitos y dio inicio la Era Open, los mejores años del mexico-americano ya habían pasado, pero lo relevante es que él se mantenía jugando e incluso fue capaz de disputar los 4 majors, aunque no levantó ningún trofeo.

Pese a su veteranía al inicio de la Era Open, Gonzales fue capaz de dejar momento inolvidables, como protagonizar el encuentro más largo en la historia de Wimbledon en 1969. Después de 112 juegos, 5 horas 12 minutos y dos días de partido, Richard (de 41 años) derrotó 22-24, 1-6, 16-14, 6-3, 11-9 a Pasarell. Este duelo solo ha sido superado por el que protagonizaron Isner y Mahut en 2010.

“Se vuelve más malo cada vez que juegas contra él”, esas fueron las palabras que el histórico Rod Laver utilizó para describir la forma de juego agresiva que tenía el mexico-americano. Y hablando de Laver, en 1970 -con 42 años- Gonzales logró derrotar a Rod, lo cual puede dar un contexto de lo bueno que fue con la raqueta.

El reconocimiento

Siempre quedará la duda sobre qué pudo pasar con la carrera de Gonzales de mantenerse en el circuito amateur y disputar más torneos de Grand Slams, quizá estaría en lo más alto en esa carrera por ser el mejor de la historia. Sin embargo, esto no impide que se reconozca su trayectoria.

En 1968 fue inducido al Salón de la Fama del Tenis y en 1999, la prestigiosa revista Sports Illustrated lo colocó en la posición número 15 en la lista de deportistas favoritos del Siglo XX. “Si la tierra estuviera en juego en un partido de tenis, el hombre al que quieres recurrir para salvar a la humanidad sería Ricardo Alonso Gonzales”, destacaron los editores.

Gonzales falleció en 1995 debido a un cáncer estomacal, pero en la historia del tenis siempre tendrá un lugar muy especial. Su carrera, longevidad y capacidad de juego (nunca tomó clases de tenis) hablan por sí solos.

Te recomendamos: