¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Moisés Andriassi: el éxito y la pasión es de familia

Moisés Andriassi se ha erigido como una de las promesas más importantes de Capitanes de la CDMX y el basquetbol de México.
Moisés Andriassi, la nueva joya de Capitanes de la CDMX (Foto: Los Pleyers)

Llegar a ser un jugador profesional -en cualquier deporte que se mencione- requiere algo más que solo talento, por lo que cuando se logra se debe reconocer a quien lo consigue. Sin embargo, también existen esos atletas que parecen tener ese ‘algo especial’ y lo demuestran desde el primer momento, como Moisés Andriassi, baquetbolista de los Capitanes de la Ciudad de México.

Con solo 20 años en sus espaldas, Andriassi sorprendió al baloncesto mexicano con su irrupción en los últimos meses. Su talento lo llevó a ser el ganador al premio Novato del Año en la temporada 2019-2020 de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP) y el primer lugar en el concurso de Triples en el Juego de Estrellas, pero… ¿de dónde salió este joven?, ¿qué lo inspira?, ¿quién lo motiva?

Surgido de Texcoco, Estado de México, Moisés concedió una entrevista a Los Pleyers a través de un Instagram Live para conocer un poco más de él. Así, el jugador habló de cómo llegó Capitanes a su vida y dio sus impresiones sobre cómo fue su primera campaña con el equipo.

El camino para ser parte de una institución de peso, como se ha convertido Capitanes para el basquetbol en México, requirió de mucho esfuerzo previo para poder ser reconocido.

Desde sus inicios en un gimnasio en Texcoco (a lado del IMSS donde trabajaba su padre) hasta participar en Olimpiadas Nacionales, jugar en selecciones juveniles, ir a un Pre Mundial, estudiar en el Tec Hidalgo e irse de intercambio al Paso, Texas, fueron algunos de los varios pasos que Andriassi dio antes de llegar a la Universidad de Las Américas de Puebla (UDLAP), escuela y equipo que sirvieron de antesala para cumplir el sueño del profesionalismo, pues estaba ahí cuando Capitanes se acercó a él para invitarlo a ser parte de la institución.

“A Ramón (Díaz) -entrenador de Capitanes- lo conozco desde la Academia Conade y él me invitaba a entrenar en verano, pero no se pudo concretar. Posteriormente, Ignacio Abascal -presidente del equipo- se comunicó conmigo para ver la posibilidad de unirme y seguir estudiando. Que se llevara un proyecto a largo plazo”, relató Andriassi.

Para muchos, tomar la decisión de unirse a un equipo profesional sería muy sencillo, lo harían con los ojos cerrados; sin embargo, no precisamente fue así para Moisés. “Fue una decisión muy difícil. Estaba muy a gusto en la UDLAP con el estilo de vida que tenía en Puebla“, reconoció el basquetbolista, quien además tiene en mente terminar la carrera de administración de empresas que ya inició.

Respecto a su primera temporada con Capitanes, el alero se sinceró y fue muy claro: “No me esperaba que fuera así mi primera temporada. Fue una campaña de muchísimo aprendizaje. Nuestro staff técnico sabía demasiado y los jugadores fueron muy amables conmigo, fueron pieza fundamental para que yo tuviera esta temporada”, señaló.

La familia, el pilar

Pese a ser muy joven, Moisés ya recibió uno de los golpes más fuertes que puede vivir una persona tan cercana a su familia: la muerte de su padre en 2016, mucho más si se considera que fue él quien le inculcó el amor al basquetbol en sus primeros pasos, justo en aquel gimnasio a lado del IMSS donde trabajaba

Mi familia es super basquetbolera y la verdad somos muy unidos. Cuando pasó lo de mi papá, lo de su muerte, yo creo que nos volvimos aún más unidos; con mis hermanos mayores, con mi mamá. Soy muy sentimental, pero somos unidos y aunque competimos entre hermanos, siempre es sí muy sano”, reconoció el basquetbolista, quien encontró en Luis y Josué (sus hermanos) dos modelos a seguir en el mundo del baloncesto, ya que ellos también son profesionales.

A la par del ejemplo que le brindan sus hermanos al jugador de Capitanes, la persona que permite completar el ‘rompecabezas Andriassi’ es su madre, quien tras la muerte de su pareja, tomó la figura de mayor peso entre la familia. “Mi madre ha estado desde el día uno para nosotros y se divide en mil partes para estar siempre con nosotros”, relató Moisés.

COVID-19: lo bueno, lo malo y lo peor

Aunque la LNBP se encuentra detenida por cuestiones de calendario (la temporada acabó el pasado mes de febrero), eso no significa que los basquetbolistas no estén padeciendo los estragos que provoca el coronavirus; sin embargo, la pandemia y las medidas de seguridad para evitar su propagación también han dejado buenas cosas. Moisés, por supuesto, sufre y goza desde ambos polos.

Por la naturaleza de su profesión, los tres hermanos Andriassi tienen que estar en constante movimiento durante la temporada. Esto, claro, no les permite estar en casa durante muchos días, lo cual el COVID-19 ha venido a modificar para bien, ya que Luis, Josué y Moisés han logrado vivir el encierro desde su casa un Texcoco, algo no muy común para su familia.

Hacía mucho tiempo que no estábamos los tres. Es bonito, porque platico mucho con Luis de su equipo y de sus compañeros. Es bonito estar aquí en familia“, dijo el menor de los hermanos, aunque (en tono de broma) también aseguró que cree que, en cierto momento, terminan hartándose. “Pobre de mi mamá porque estamos aquí todos”, mencionó el basquetbolista, quien reveló que le encantaría jugar con sus hermanos en algún equipo.

Dentro de las distracciones que Moisés ha ocupado durante la cuarentena se encuentra el jugar el videojuego Fortnite, sin embargo, por supuesto que no se olvida del basquetbol, lo cual se ha significado un cambio importante y nada agradable.

“Estás acostumbrado a diario entrenar, estar de gira, concentrarte para un partido, pero con este tema (coronavirus) te quedas parado. Me pongo a pensar qué sería de mí si no me dedicara al basquet. Estoy muy acostumbrado a vivir esto, que nunca me había quedado así, sin poder competir, ni entrenar. Sin embargo, también me sirve para considerar el hecho de hacer más cosas como aprender algo más de cultura, aprender otro idioma, a cocinar… porque el basquet no es para siempre”, remarcó Moisés.

Aunque el panorama es complicado, eso no ha impedido que el jugador de Capitanes se haya detenido por completo ya que ha estado estado entrenando, pues tiene algunas herramientas que le facilitan activarse. “Compramos unas ligas, mancuernas. Tenemos una escuela grande a lado de la casa, donde vamos una hora al día, pero solo somos nosotros. Ahí estiramos, hacemos unos sprints“, especificó Moisés, quien remarcó que extraña muchísimo el basquet, competir, pues aunque entrene un poco, no es lo mismo a estar en la duela.

Al término de la temporada de la LNBP, varios jugadores tienen la posibilidad de firmar con otros clubes, ya sea en ligas regionales o en el extranjero y Moisés iba a ser uno de ellos, pero el sueño no se llegó a completar. “Tuve ofertas de Chihahua y Circuito de Baloncesto de la Costa del Pacífico (CIBACOPA), pero me iba a ir España, a un equipo llamado Estudiantes de Madrid“, reveló el joven, pero el COVID-19 terminó echando todo por la borda.

Moisés reveló que los planes eran estar hasta el mes de mayo en el equipo madrileño, para después hacer pretemporada con un equipo de ACB y finalmente volver a México para preparar la siguiente campaña.

“Me pega un poco el no poder ir, pero mi familia siempre me dice que ‘las cosas pasan por algo’ y si me hubiera ido quizá me hubiera tocado toda la situación del coronavirus, entonces que ‘bueno’ que no me fui”, dijo el jugador, quien no pierde la ilusión de tener otra oportunidad el próximo año en una división más arriba.

Aspiraciones

Seguidor de grandes equipos de la NBA y la Euroliga como los Lakers y el Real Madrid, los objetivos de Moisés no son menores, pues es justo en esas dos ligas donde le encantaría llegar en un futuro, quizá no muy lejano.

LeBron James, Kobe Bryant, Paco Cruz y sus compañeros de equipo Pery Meza, Rigoberto Mendoza y Héctor Hernández son algunos de los jugadores que Andriassi tiene como ejemplo a seguir durante su carrera profesional. Sin embargo, sabe que la llave del éxito está en la disciplina de cada uno y el trabajo duro. Así llegarán las oportunidades.

Me gustaría ser un referente de la Selección Mexicana. Cambiar un poco el basquet, por competición sana y que haya buenos torneos. Que seamos un país donde cada estado haya gente que nos represente, con talento”, aseguró Andriassi, que con 20 años y una primera temporada muy alentadora, parece que va en el camino correcto.

Te recomendamos: