Vaya viernes que estamos disfrutando hoy. Día de las Madres y Final de la Liga MX Femenil. Y aunque suene raro, en Los Pleyers nos pusimos a reflexionar desde el hecho de cómo se le sexualiza a la mujer y hasta cómo se le reprocha que decida ser mamá cuando es deportista.

Día del padre: una obligación difícil para el deportista

Por poner un ejemplo, en la liga hay jugadoras que son vivos ejemplos de que ser madres no es ningún impedimento para ser futbolista profesional. Tal es el caso de Ana Karen Llamas, elemento del Toluca, quien ha confesado que aunque no ha sido sencillo la etapa, lo ha logrado gracias al apoyo de su equipo y su familia.

“Es complicado, pero se trata de ponerte objetivos y hacer dos cosas. Como mamá y futbolista les quiero decir a las mamás que quieran cumplir sus sueños, que no se rindan. Sí se puede”, aseguró en entrevista para El Universal Deportes.

Sin embargo, en lugar de hablar de esta clase de casos de superación y trabajo, afición y titulares suelen enfocarse en la manera de vestir o cómo se ven ciertas jugadoras, situación de la que están conscientes las mismas.

“Si ves el medio futbolístico, las jugadoras que más siguen en redes no son, bueno a lo que voy, no quiero decir que sexualicen su imagen, porque no, por desgracia, la comunidad que ve sus redes es la que ha sexualizado su imagen.

“Sabemos que si no haces eso, no te van a voltear a ver, ya lo tomas como una realidad dada, lo cual es muy duro”, resaltó una futbolista de la Liga MX Femenil que entrevistamos en noviembre con motivo del Día de la Eliminación a la Violencia contra las Mujeres para un especial sobre el sexting. Por cuestiones de seguridad pidió que se omitiera su nombre. Para estos textos la llamaremos Nidia.

Acoso y sextorsión: realidades millennials de las que el deporte no se escapa

Uno de los escándalos que más giran alrededor de esta competencia es los bajos sueldos que percibe cada jugadora y es precisamente la razón por la que algunas recurren a abrirse en redes sociales.

“Parece que esa es una manera de catapultarte como capital social o de consumo para que te patrocinen y demás. Por desgracia el que nos vean, es por esta razón. (Por poner un ejemplo) Norma Palafox es una buena jugadora, es regular en Chivas, pero en redes no suena eso. La conocen por su baile, por lo que sube. Y eso ha sido bueno porque gana más y ha traído mucha atención a la Liga y es curioso porque sea por eso, que por el mero contenido futbolístico de la persona y de la Liga en general”, resaltó Nidia.

“Es una forma de ser”, decía Nidia para justificar el porqué ella no recurría a mostrar nada de su vida privada en redes sociales. Y es que, mientras muchos pensarían que se les obliga a “mostrar de más” ella aseguró que ni la liga ni dentro del club las presionen para hacer esto. Cosa que también pasa en la prensa.

Pero no solo pasa esto dentro de la cancha, fuera de ella tenemos casos similares. Dentro de los medios de comunicación, por años las mujeres fueron utilizadas solamente como la cara bonita o imagen atractiva de cualquier programa deportivo. Igualmente, el camino no ha sido sencillo pero poco a poco han logrado ganarse su lugar dentro de cada show.

Todo es parte de la decisión. Hay periodistas como Valeria Marín y Marion Reimers que apuestan por lo que saben y dan cátedra de sus conocimientos en sus emisiones, demostrando que las mujeres también podemos hablar de deportes.

Pero no nos vamos a los extremos. Sabemos que así como hay quienes deciden no mostrar de más, hay otras que lo hacen por gusto, como Jimena Sánchez, quien ha diario se defiende en redes sociales de los comentarios que la juzgan por hacerlo. Recordemos que hace unos años la conductora tenía un blog llamado Mad Mamacitas, donde en compañía de sus amigas querían “ser muy sexys sin enseñar nada”, pero a Chilango le confesaron que gracias ha eso estaban creciendo y tenían “mucha chamba”.

Dentro de la redacción de Los Pleyers muchas veces se ha optado por no sexualizar, minimizar a la mujer o difundir notas sobre filtración de packs, aunque hay otros medios se han aprovechado de esta demanda. Por poner un par de ejemplos, Récord tiene su sección de La Chica del Día donde muestran una galería de modelos, conductoras, actrices y deportistas en poca ropa; mientras que Mediotiempo le da un espacio a lo que pasa fuera de la vida profesional de las mujeres, como fotos de la ganadora del Oscar, Anne Hathaway en topless.

Así que amigos, ¿quién tiene la culpa de las “mamacitas”? ¿Quién se vende o quién consume?