¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Manuel Santiago y el puesto de atoles que lo volvió viral

Manuel Santiago es un atleta que puso un puesto de atoles para poder competir en el Campeonato Mundial de Montaña y terminó siendo viral.
Manuel Santiago (Foto: Pleyers)

Imagina que un día cualquiera abres tu Facebook, tienes más notificaciones de lo normal y en tu bandeja de entrada recibiste mensajes de personas que no conoces. Una foto que publicaste ya ronda por páginas de gran convocatoria y algunos medios de comunicación te dedicaron una nota. Es el poder de las redes sociales y la buena voluntad de los usuarios que se unen con un único fin: apoyar.  

Te recomendamos: ¿La inversión en el Deporte mejora la Salud de la población?

“Solo se me ocurrió tomar una foto, la subí a mi Facebook y de pronto comenzaron a compartirla. No sé cómo sucedió, pero eso ayudó a que más personas me conocieran”, comenta Manuel Santiago Hilario vía telefónica para Los Pleyers.

La historia de Manuel es conocida por muchas personas gracias al internet. En la fotografía que subió se le observa promocionando un puesto de atole, café y té. No se trata del inicio de un negocio, sino de una forma de recaudar dinero para poder pagar algunos gastos que genera participar en el Campeonato Mundial de Montaña que se realizará en Argentina del 15 al 17 de noviembre del 2019.

Buscarlo fue sencillo, bastó con publicar en Facebook la imagen que se hizo viral y pedir informes para que personas se sumaran a la búsqueda. Un día después se consiguió su número telefónico y se le contactó.

Manuel Santiago puso un puesto de atole para recolectar apoyo y su historia se hizo viral.

Por la escuela, Manuel Santiago Hilario radica en Tlaxiaco, una población ubicada en la mixteca oaxaqueña y que se caracteriza por estar rodeada de montañas. Por las condiciones geográficas de la localidad, Manuel puede entrenar en ruta de montaña, una modalidad de atletismo en la que se especializó y por la que este 2019 pudo competir en el evento clasificatorio de Valle de Bravo K42, donde consiguió el primer lugar y su clasificación al Mundial que tiene como sede Villa la Angostura en Argentina.

“No fue fácil, llevo tiempo intentando clasificar al evento en el extranjero, el año pasado quedé en cuarto lugar en Cuernavaca. Me propuse que este año lo lograría y lo conseguí”, señaló Santiago.

Manuel se escucha tímido, baja la voz cuando narra lo que ha representado llegar al Mundial. Incluso suelta una risa nerviosa cuando revela que su novia lo ayudó en la preparación del atole para vender. “Ella me apoya mucho”.

La idea de ser el más rápido para Manuel Santiago comenzó en la secundaria, cuando tenía 11 años. “La maestra nos decía: ‘corran de aquí al cerro’, siempre llegaba en primer lugar. Ahí comenzó mi gusto por ser el mejor”, mencionó.

El joven de 27 años se encuentra en la parte final de la carrera en Ingeniería Industrial, pero tiene claro que antes y después de ir a la escuela debe entrenar. Prefiere subir a la montaña, le emociona encontrar nuevas veredas, porque no sabe a dónde va llegar. Reconoce que en la montaña está solo, por eso se imagina que está compitiendo y se emociona al saber que en tan poco días estará en Argentina.

-Manuel, ¿Cómo iniciaste a correr?

“Mira, yo soy de Santa María Cuquila y en la fiesta patronal de la Virgen de Juquila organizan carreras atléticas. Me inscribí a una cuando tenía 11 años, no me preparé ni nada, no la terminé, creo que eran 20 kilómetros”.

-¿Seguiste compitiendo en la fiesta patronal?

“Sí, pero me tardé como seis años en ganarla, me parece que el premio fue de mil 200 pesos y ya después seguí compitiendo en la secundaria y bachillerato”.

Como cualquier joven, Hilario se vio atraído por el dinero y lo vicios. Después del bachillerato, allá por el año 2012, emprendió la mudanza a la Ciudad de México a trabajar, pero el dinero que ganaba se lo gastaba en borracheras semanales. Así estuvo por un tiempo y dejó de entrenar para caer en una de las ‘debilidades’ más comunes: el alcohol, por lo que decidió regresar a Oaxaca.

Pasaron tres años de entrenamiento para que Manuel viera su mejor versión de nueva cuenta. Volvió a Tlaxiaco, ingresó al Instituto Tecnológico de la localidad y continuó con la lucha de ser el más rápido. “Me metí a varias carreras, a veces ganaba o me quedaba cerca. Nunca he corrido por el premio, porque de hecho hay personas que me apoyan para entrenar, solo me gusta competir”.

Su publicación de Facebook se compartió 547 veces y tuvo un total de 300 comentarios. Muchas personas lo apoyaron y fue por ello que el puesto de atole solo duró dos semanas. Debido al éxito de su publicación, Manuel tuvo que compartir su número de cuenta, donde recibió el dinero.

Manuel en una carrera de montaña (Foto: Facebook)

“Quiero darle las gracias y por supuesto agradecer a todas las personas que me dan muestras de cariño y apoyo ya sea en la calle o en las redes sociales. También disculparme por no contestar todos los mensajes que me envían en las diferentes páginas”, ese fue el mensaje que dejó Manuel en una publicación cuando supo que su foto era viral.

Manuel no pudo contestar todos los mensajes que llegaron a su Facebook, pero dejó un mensaje para todos aquellos que pasan por un mal momento:

“Quiero decir que todo se puede, aunque no tuve la oportunidad de tener a mi padre conmigo. Hay personas que piensan que no se puede, aunque no tengas una figura paternal, siempre hay una posibilidad de seguir adelante”.

Te recomendamos: