El 15 de mayo no es un día más en México. Esta fecha representa la oportunidad de celebrar a esas personas que se convierten en figuras esenciales durante muchos años de la vida de una persona. Ellos son los maestros, profesores, profes, teachers o como se les prefiera nombrar.

Durante 24 horas, los encargados de la enseñanza en el país toman un papel y reciben mensajes de felicitación, regalos como las clásicas manzanas rojas en sus escritorios o tacitas decoradas, todo esto como agradecimiento a su labor. Sin embargo, a la par de las mencionadas, existen otras formas de enaltecer el trabajo de los profesores y una de ellas es evidenciando su realidad.

Los verdaderos maestros del futbol

Con sus obvias excepciones, es imposible no decir que una de las materias que más gusta a los niños durante su paso por la escuela es la de educación física, pues sirve para estar con los amigos y divertirse un poco entre las pesadas horas de otras asignaturas. Sin embargo, por más agradable que sea para el alumnado, no es ningún secreto que esta materia ha ido perdiendo relevancia con el paso de los años en México, provocando problemas laborales y afectando en el tema salud.

En 2018, el documento Estrategia Nacional para la Prestación de Educación Física de Calidad en el Nivel Básico del Sistema Educativo Mexicano -presentado por la UNESCO- aseguró que la cobertura de profesores de educación física en el país es del 60 % (90 mil educadores para 255 mil escuelas) en el nivel básico, lo que deja una gran brecha para poder impartir clases de calidad en esta asignatura ya que el 100 % de las instituciones no está cubierta, obligando a que las sesiones de deportes sean realizadas por profesores no especializados, añadió el estudio mencionado.

La falta de educadores físicos se puede deber a diversos factores, pero hay dos presumiblemente claves: el aspecto salarial y la relevancia de la materia misma en el sistema educativo de México.

Para el ciclo escolar 2018-2019 la materia de educación física sufrió una reducción considerable, pasando de dos a una hora por semana. Además, se le bajó de ‘categoría’ para ser considerada como un “complemento del desarrollo”. En pocas palabras se le pasó a un segundo plano.

La cuestión tiempo de clases va ligado directamente con el aspecto económico del profesor. De acuerdo al Catálogo y tabulador de sueldos del personal docente de educación básica publicado por la SEP -con vigencia hasta septiembre de 2018-, un profesor y licenciado en educación física percibía 418 pesos por hora, lo cual se traduce -considerando solo la hora semanal- en mil 672 pesos mensuales, prácticamente nada. Con estas percepciones no es extraño que los maestros busquen hasta tres o cuatro trabajos para poder solventar sus gastos, aunque eso se traduzca en menor calidad de clases para los alumnos.

Y por supuesto -como se mencionó anteriormente- el tiempo de educación física en las escuelas se asocia también con la salud. Según datos de la Unicef, México es el país con mayor número de casos de obesidad infantil en el mundo, situación en la cual el sistema de educación tiene mucho que ver, pues no ha desarrollado un plan que permita tener una mejor cultura deportiva desde la infancia. De hecho, es claro, ha minimizado su importancia.

Eliminarán clases de educación física en México

“El deporte no es esa cosa que se hace cuando sobra tiempo. La educación física es el medio más efectivo para proveer a niños y jóvenes con las competencias, actitudes y valores necesarios“, señaló Nuria Sanz, directora de la Unicef en México en 2018, sobre la importancia de la educación física en el país y apuntó que se debe apostar por tener una mejor capacitación. No hay duda de que eso sería lo mejor, por más utópico que pueda sonar.

En 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentará una nueva Reforma Educativa, ¿se acordará de la educación física en ella?