A finales de 2018, el deporte mexicano registró otro caso de doping, pero fue hasta el viernes pasado que la Federación Internacional de Asociaciones Atléticas (IAAF) dio a conocer que luego de una investigación, Lupita González será suspendida por cuatro años por dar positivo a trembolona.

Debido al castigo no podrá participar en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 ni en los Juegos Panamericanos Lima 2019, y aunque sus medallas no corrían peligro, comenzamos la semana con la noticia de que la marchista presentó documentación falsa para evitar cualquier castigo.

Lupita González suspendida por cuatro años por consumir sustancia prohibida

Según información de un comunicado emitido por Juan Pablo Arriagada, miembro de Sport Resolutions, organización que lleva el caso de González y la IAAF, sus argumentos fueron contradictorios y las pruebas no concuerdan con lo que en realidad pasó, como que la cantidad de carne que consumió no fue la suficiente para que diera positivo a la sustancia prohibida.

“La IAAF considera notable que la atleta omitió de su explicación inicial el 23 de noviembre de 2018 que tenía consejos médicos (para consumir carne por anemia) y que consumió hígado, lo que contradice su carta de aquella fecha en la que aclara que el desayuno entonces consistía en fruta y huevo.

“El argumento de consumo de 200 gramos de carne, y posteriormente cinco tacos de pastor que estuvieran contaminados puede suceder con el clembuterol, pero no aplica para la trembolona”, aseguró Arriagada.

Pero no paró todo ahí. Los dueños de dos establecimientos fueron a la audiencia para defender a Lupita González, sin embargo, uno de los restaurantes no labora desde hace cuatro años, el código de barras es diferente en uno de los tickets y el otro tiene fecha de entre semana y el local solo abre los fines de semana, además de que se imprimió a las 8:15 horas y abre a las 8:00 horas.

Para rematar, los datos del doctor y de contacto son incorrectos.

Lupita González, Dopaje, Documentos, Falsos, Atletismo

Lupita González representando a México en los Juegos Olímpicos Río 2016. (Imagen: Getty)

Aunque fue por clembuterol, el último caso de doping que presentó el deporte mexicano llevó el nombre de Saúl “Canelo” Álvarez, boxeador que tuvo que posponer su pelea ante Gennady “GGG” Golovkin por dar positivo a los exámenes antidoping que le realizaron previo a la lucha.