Humberto Mariles, el primer medallista olímpico de oro para México en su historia

Conoce la historia de cómo consiguió la presea dorada.
Humberto Mariles, leyenda olímpica mexicana | Foto: COM

México no cuenta con tantas preseas doradas como nos gustaría en su historia; sin embargo, si pudiéramos mencionar al primero que consiguió una de tal material, fue Humberto Mariles, en equitación, convirtiéndose así en el primer connacional en regresar con una presea dorada al país.

¿Cómo fue que la consiguió? Conozcamos la historia de Humberto Mariles, el cual llenó de gloria a la nación con su gesta deportiva, siendo el primero de todos en lograrlo para México en Londres 1948, convirtiéndose así, en un ejemplo a seguir para demás deportistas. Además, logró algo que nadie más ha podido hacer: ganar tres preseas olímpicas en unos mismos juegos.

Humberto Mariles siendo homenajeado por sus logros | Foto: El Heraldo de Chihuahua

¿Quién fue Humberto Mariles?

Humberto Mariles Cortés (13 de junio 1913 en Parral, Chihuahua-7 de diciembre 1972 en París, Francia), fue un deportista mexicano. Además de eso, estuvo en el Ejército Militar en donde llegó a tener el rango de Teniente Coronel. Es reconocido por ser el primer medallista de oro olímpico para México, además por ser el único que ganó tres preseas en unos mismos juegos (dos de oro y una de bronce en Londres 1948)

Antes de Londres 1948, empezó a hacerse famoso por su manera de practicar la equitación, ganando varias competencias en Europa e incluso, siendo recibido por el Papa Pio XII. A pesar de su reconocimiento, para poder competir en aquella justa veraniega, tuvo que desobedecer al entonces presidente de la nación, Miguel Alemán, porque debía cumplir sus labores como militar.

Humberto Mariles con Arete, su fiel caballo | Foto: COM

Arete, su compañero a la gloria

El fiel compañero de Mariles fue Arete, un caballo “tuerto” que no tenía un ojo, además, que era tratado peor que porquería por su estado de salud. En el momento que Humberto y Arete se conocieron, no eran entes separados, sino había nacido un centauro que traería mucha gloria.

Al no tener un oído – la razón por la que nació su nombre-, Humberto se encargó de cuidarlo, comprenderlo y quererlo, ya que sabía todo lo que le podía dar. Nadie creyó en el caballo por su flacura y su estado de salud, hasta que empezó a ganar varios premios, por lo que nadie entendía cómo es aquel caballo era tan victorioso, ganando reconocimiento internacional.

El dorado Londres 1948

En 1948, después de dos Guerras Mundiales, Inglaterra recibiría el evento magno del deporte en Londres 1948, donde Mariles estaba listo para la historia. El 13 de agosto, Humberto, junto con Parral y el equipo azteca, subieron al podio en la prueba de los Tres Días, con el bronce, siendo la antesala que lo mejor estaba por ocurrir.

Al día siguiente, Arete tomó acción junto a Mariles. Siendo un equipo indomable, México ganó los primeros dos oros olímpicos de su historia en salto individual y salto por equipos en equitación. El viejo Estadio de Wembley fue el lugar donde se escuchó por primera vez el Himno Nacional Mexicano por la victoria del dúo, demostrando que no hay límites en el momento que uno quiere lograr las cosas, siendo Arete y Mariles la prueba de ello.

¿Habrá pronto otro campeón olímpico mexicano en equitación?

***

Encuentra el mejor contenido de Los Pleyers en nuestro canal de YouTube.

Publicidad