Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

La Guerra Civil entre Diablos y Tigres aún se extraña en la Ciudad de México


La Guerra Civil entre Diablos y Tigres es un recuerdo que aún está en la memoria de sus seguidores en la capital del país, que aún mantienen vivas las esperanzas de volver a presenciarla.

Una guerra civil se da entre dos bandos que quieren la supremacía en un territorio. Un odio a muerte que se enaltece y profundiza en cada una de las batallas en las que se enfrentan. Una guerra civil era un Diablos-Tigres en cada inicio de temporada de la LMB y es lo que más se extraña en la Ciudad de México.

Bien decía el icónico Pedro “Mago” Septién que la “primavera llega con el beisbol” y esa frase no queda más cierta que cuando se habla de la Liga Mexicana, pero desde 2002 esas palabras perdieron su brillo en el antiguo Distrito Federal.

Lee más: Tigres de Quintana Roo y una caída que no sorprende en la LMB 

Por varios años, desde 1955, el Parque del Seguro Social fue casa de enfrentamientos al inicio, mitad y final de temporada, donde se llegaron a definir campeonatos entre los Pingos y los felinos. Después llegó el nuevo milenio y con él también el Foro Sol. Ahí se trató de mantener la tradición entre las dos novenas e incluso la rivalidad entre escarlatas y Tigres se arraigó más, pues en el nuevo inmueble se disputaron dos finales seguidas. Una para cada uno como resultado.

Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos esa rivalidad tan estrecha se terminó. La salida del equipo del Ingeniero Peralta hacia Puebla en 2002 dio prácticamente un carpetazo al clásico más importante del beisbol y con él a tradiciones tan únicas que a 16 años de distancia se siguen añorando.

Cómo olvidar los juegos de veteranos entre ambos equipos, que hacían revivir viejas glorias de las novenas y de los asistentes. En el recuerdo aún queda grabado el último enfrentamiento de esta índole, justo en la despedida del Parque del Seguro Social, un hecho que marcó un antes y un después en el “rey de los deportes”.

Personajes como Abelardo Vega, Ramón “El Diablo” Montoya y Alfredo Ortíz fueron parte de los peloteros que vieron acción en aquel partido que los Diablos vencieron 9-7 al conjunto que hoy radica en Quintana Roo.

Junto con la partida de los felinos a Puebla, y posteriormente a Cancún, también se dio por terminado un espectáculo que los aficionados disfrutaban cada primero de mayo: el juego de cómicos en conmemoración al día del niño celebrado un día anterior.

Personajes como Tintan, Cantinflas, Chabelo, Rafael Inclán y El Pirrurris alguna vez llegaron a presentarse sobre el diamante de la capital mexicana para hacer divertir a la gente antes del juego oficial del día, un verdadero clásico hoy extinto.

“Ahora estamos muy lejos de nuestro público, pero confío en que muy pronto los Tigres puedan regresar a la capital mexicana y tener la oportunidad nuevamente de enfrentarnos a los Diablos Rojos para revivir esos grandes duelos de pasión dentro y fuera del campo”, fueron palabras que mencionó Matías Carrillo, un histórico de Tigres en 2010.

Lee más: El out 27 no ha caído: aficionados piden por sus Tigres de Quintana Roo

Han pasado ocho años desde que el “Coyote” confiaba en el regreso de los felinos a la Ciudad de México y 16 desde su partida en 2002. En la actualidad, ver una guerra civil es más posible con Tigres y Leones de Yucatán como protagonistas que contra los propios Pingos; sin embargo, en la memoria están aquellos elementos, partidos y campeonatos que hicieron del Diablos vs Tigres, el clásico del beisbol mexicano.

 

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

Periodista, fanático y aprendiz de deportes. Aficionado ferviente de Atlante, Diablos Rojos del México, Real Madrid y Roger Federer ¿Quejas o sugerencias? ¡Bienvenidas sean! @Is_Ran2106