La extorsión por parte de las instituciones son cosas que indignan, más cuando se tratan de aprovechar para conseguir dinero. Pumas Blanco Flag, equipo de tocho femenil que representa a la Universidad Autónoma Nacional de México (UNAM), decidió abandonar la cancha donde entrenaban, esto después de vivir acoso, hostigamiento, discriminación y amenazas por no pagar la renta por el uso del espacio.

Pumas presume inversión millonaria para seguir siendo “mediocres”

El medio de comunicación, Animal Político difundió la noticia, pues los entrenadores de Pumas Blanco Flag tomaron la decisión de dejar de entrenar en el campo 5 de Ciudad Universitaria por seguridad de todos los que pertenecen al equipo. El club está conformado por  alumnas, exalumnas, trabajadoras, las hijas de todas éstas, así como ciudadanas sin vínculo con la UNAM.

El mismo equipo dio a conocer la determinación a través de un comunicado que publicaron en sus redes sociales. Donde se puede leer que desde el año pasado, la UNAM intentó imponer una cuota por el uso de las instalaciones. Esto a pesar de que todas las actividades realizadas por el equipo es pagada por las mismas integrantes.

“Por nuestra seguridad y de la seguridad de todas las mujeres, adolescentes y niñas que integramos este equipo, que decidimos alejarnos de la institución que tanto amamos, por lo que a partir de la fecha, nos deslindamos de cualquier relación jurídica o deportiva de la Universidad, antes que formar parte de las afectaciones que la misma está sufriendo a manos de dichas autoridades, en las diferentes disciplinas deportivas”

Al negarse a pagar por el espacio deportivo, las Autoridades Deportivas Universitarias comenzaron con una serie de hostigamientos a Pumas Blanco que fueron aumentando, recibieron amenazas anónimas y aunado a los ataques porriles perpetrados dentro de la universidad, decidieron priorizar la seguridad de las integrantes, por lo que abandonaron las instalaciones.

El equipo tiene 10 años de existencia y nunca recibieron ningún tipo de apoyo económico o en especie por parte de la máxima casa de estudios. Lo único que se les permitió fue usar la cancha de futbol americano que se ubica dentro de Ciudad Universitaria, en un horario de 7 a 11 de la mañana los sábados y domingos.

Así que a partir de este 11 de marzo comenzaron con la búsqueda de un lugar donde puedan entrenar de forma segura.

Así arregla el presidente de Pumas sus problemas