Muy pocos presidentes ponderan el deporte en su gobierno, lo utilizan como estandarte, aplauden y se atribuyen los logros. Pero seamos sinceros, el deporte mexicano está lleno de carencias y desvío de recursos por parte de las federaciones. Hoy se despide Enrique Peña Nieto del poder, y aquí que te explicamos qué hizo durante su sexenio en este rubro.

Enrique Peña Nieto deja en segundo plano al deporte

¿Cómo inició? Mal, una de las primeras decisiones de su gobierno fue reducir de forma considerable el presupuesto. Esto se dio de forma gradual, en el 2013 se asignó la cantidad de  7.179 millones de pesos, pero para este 2018 el apoyo se redujo a 2.108 millones, reduciendo alrededor del 60% del dinero que otorgó en el inicio de su gobierno.

El instituto encargado de marcar el rumbo del deporte en nuestro país es la Comisión Nacional del Deporte (CONADE), quien durante el mandato de EPN tuvo dos dirigentes. Primero, Jesús Mena, exclavadista, y después Alfredo Castillo, hombre que fue muy señalado por estar al frente de la comisión por la paz en Michoacán durante 2014 y 2015. No sabía nada de deporte, así que su principal encomienda fue transparentar los recursos públicos otorgados a las federaciones.

Durante estos seis años, vimos a más deportistas o entrenadores que se quejaban por la falta de apoyo que agradeciendo la atención. Tan solo en Los Pleyers recibimos alrededor de cinco mensajes de deportistas, quienes se acercaron para que se diera a conocer su caso, en todos predomina la falta de apoyo económico para acudir a competencias internacionales, lamentablemente también el acoso a su persona.

Atleta botea y pide dinero para poder asistir a Mundial de Judo

¿Qué marcó al deporte durante estos seis años? Más pena que gloria.

-En el 2013, la Selección Mexicana de Tiro con Arco participó en el Mundial de la especialidad en Shangai, China, con uniformes improvisados. Compraron unas playeras en el supermercado y usaron cinta adhesiva para colocar sus nombres.

Deporte Sexenio Enrique Peña Nieto Presidente

Uniformes improvisados

-En el 2015, México renunció a ser sede del Mundial de Clavados que se realizaría en Guadalajara, esto debido a que los cortes presupuestales le impidieron pagar los 100 millones de dólares para su organización. La Federación Internacional de Natación (FINA), impuso una multa de 5 millones de dólares, no se pagó y entonces los clavadistas mexicanos que participaron en el evento no pudieron vestir con los colores nacionales ni entonar el himno nacional en caso de medalla.

-Las acciones que Alfredo Castillo inició contra algunas federaciones nacionales, hicieron que el Comité Olímpico Internacional (COI) lanzara un ultimátum al gobierno mexicano: no se entrometan con las federaciones o el país sería relegado de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.    

A pesar de ello se logró meter a la cárcel a logró meter a dos federativos, a Antonio Lozano, de atletismo, y Effy Sánchez, de tiro con arco.

-En los JJOO de 2016, el halterista Bredni Roque tuvo que competir con uniforme parchado, pues el que le había otorgado el Comité Olímpico Mexicano (COM) no era de su talla, así que fue exhibida por los medios de comunicación.

Entre rifas, vendimia y boteo es la realidad de los Seleccionados Nacionales a falta de recursos

Como estos sucesos podemos mencionar algunos más que pusieron a México en el ojo de huracán por la falta de apoyo, es por ello que los deportistas decidieron salir a “botear”, pidieron dinero a la sociedad a empresas privadas para conseguir pagar sus gastos, los casos de este tipo fueron muy sonados.

Los deportistas reconocidos o que ya sumaron bastante logros están respaldados por el Ejército o la Marina, instituciones que han fichado a los mejores, les pagan un sueldo, les dan facilidades para que puedan entrenar en sus instalaciones. Están respaldados por la Secretaría de Defensa Nacional, donde reciben servicios médicos. La fuerzas armadas se han convertido en la esperanza para muchos.

¿Por qué la mayoría de los atletas mexicanos son militares?

¿Cosas a destacar?

-La realización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, los cuales tuvieron como sede Veracruz en el 2014. En dicho evento, México consiguió el segundo lugar en el medallero al sumar 115 medallas de oro, 106 de plata y 111 de bronce, para un total de 332.

-Los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, tuvo participación mexicana. Ahí, la delegación mexicana sumó un total de 95 medallas, 22 preseas doradas, 30 de plata y 43 de bronce. Esto le alcanzó para posicionarse en el sexto lugar del medallero.

-Tan solo cinco medallas en los JJOO de Río de Janeiro (Brasil) 2016, la escasa producción sirvió para ocupar número 61 del medallero. México descendió 21 lugares, pues en la edición de Londres se ocupó el puesto 40.

-Lo mejor fueron los Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018. Nuestro país rompió récord nacional y se consagró en lo más alto del medallero al conseguir 341 preseas, de las cuales 132 fueron de oro, 118 de plata y 91 de bronce.

Así cierra Peña Nieto su gobierno, con muchas penas. Mientras Andrés Manuel López Obrador promete apoyar al deporte olímpico, ¿lo hará?