Jugador italiano dejó el futbol por el porno

El día de ayer hablamos sobre como en Chivas obligaban a sus jugadores a estudiar para que cuando su carrera en el futbol terminara, tuvieran la posibilidad de dedicarse a...

El día de ayer hablamos sobre como en Chivas obligaban a sus jugadores a estudiar para que cuando su carrera en el futbol terminara, tuvieran la posibilidad de dedicarse a otra cosa. Algo que deberíamos de aplaudir y el resto de los equipos tendrían que poner en marcha con sus futbolistas.

El camino del futbolista no es nada sencillo, lo que vemos a través de la televisión tiene toda una historia detrás. Pocos son los que llegan. Y ocurre en todo los países y en todas las ligas. Tal es el caso de Davide Iovinella que inició en el ASD Calcio Pomigliano, equipo de la Serie D del futbol italiano.

Lee más: ¿Hacer ‘Porno’ es razón suficiente para despedir a un jugador profesional?

En el proceso, el futbolista sintió que le sería complicado llegar lejos pateando balones y estaba convencido que tenía que mejor su situación económica, así que se convirtió en gigoló.

“Es más sutil de lo que parece. Hay que enfrentar los discuros y temores de las clientas, escucharlas y darles consejos. A veces solo llaman para tomar un café. Las mujeres tienen dinero pero también tienen muchos problemas”, declaró a Davide a la revista suiza Le Temps.

Iovinella trabajaba a través de una página de citas y sus buenas actuaciones lo catapultaron al siguiente paso: el cine para adultos. Conoció al famoso director y productor italiano Rocco Siffredi, quien lo encaminó e hizo que ingresara a su academia para actores xxx, donde lo bautizó como Davide Montana.

“Me dijo [Rocco] que tuve el valor de abandonar mi pasión [el futbol] por probar esta aventura. Él es una persona excepcional, cultivada y muy humilde. Tiene tres lemas: humildad, pasión e ironía”, declaró el ex futbolista.

Seguro pensaron que alguien como Davide era muy afortunado porque ha probado un poco de los dos oficios que, como adolescentes, soñamos, pero no: “Es un trabajo real, no es como estar en la cama con tu pareja. Las posiciones no son fáciles, por lo que hay que trabajar la fuerza”, dijo el italiano.

La experiencia no ha sido tan fácil y por lo mismo ha decido culminar con ella. Ahora se desarrolla como actor e incluso ya formó parte de una película italiana, Mi hombre perfecto, dirigida por Nilo Sciarrone y cuya protagonista es Nancy Coppola.

Sin duda la historia de Davide parece sacada de un guion cinematográfico. No todos los días aparece un futbolista que deja el futbol por el cine porno.

Publicidad