Los Cubs no son los únicos: 2016, el año de las hazañas deportivas

A estás alturas del día, no saber que los Chicago Cubs ganaron la Serie Mundial sería casi imposible. La proeza que lograron los Cachorros es digna de enmarcar y significa un...

A estás alturas del día, no saber que los Chicago Cubs ganaron la Serie Mundial sería casi imposible. La proeza que lograron los Cachorros es digna de enmarcar y significa un parteaguas en la historia del deporte mundial, pero hay este año hay más hazañas que rememorar.

En el 2016, al igual que los Cubs, varios equipos (no importa la especialidad) se han dedicado a romper “maldiciones” y a demostrar que lo imposible a veces sólo necesita un poco más de esfuerzo para lograrse.

El futbol nos ha regalado grandes hazañas, una de ellas gracias a Portugal. El conjunto lusitano llegó a la Euro 2016 sin la etiqueta de favorito. Con tropiezos y angustias fueron pasando de ronda hasta llegar al juego decisivo, frente al anfitrión Francia. Ante todo pronóstico, y sin su figura en la cancha por lesión, el “patito feo” se convirtió en el cisne y pudo erigirse como el rey de Europa, por primera vez en toda su historia.

Pese a que la historia de Portugal es muy plausible, posiblemente no se acerque a la realizada por el Leicester. Ese pequeño equipo que buscaba la salvación y terminó coronándose, por encima de las potencias económicas como el Manchester United o el Chelsea.

Los dirigidos por Claudio Ranieri dieron una cachetada con guante blanco a aquellos clubes que le apuestan todo al dinero para conseguir títulos. Conforme pasaban las fechas, los “Zorros” se hacían más fuertes en mente y corazón. No mostraron ni un ápice de temor ante los grandes, que terminaron por rendirse a sus pies.

De Inglaterra pasemos a Cleveland (y no por los Indians). En situación parecida (igualita) a la de los Cubs, los Cavaliers levantaron una serie que perdían 3-1 ante Golden State Warriors. Liderados por LeBron James, los “Cavs”consiguieron el título más ansiado por toda una ciudad, la cual nunca había celebrado un campeonato profesional en los cuatro deportes más practicados en el país (MLB, NFL, NBA Y NHL), hasta que apareció Tyronn Lue y sus muchachos.

Pudieron pasar 108 años o todo una vida, pero el deporte ha demostrado que el esfuerzo siempre entregará sus recompensas. No todo está dictado y destino juega bromas insospechadas. Hoy celebran unos y lloran otros, los mismos que al rato (tal vez) logren sonreír.

Publicidad