Link copiado al portapapeles
#Futbol

¿El ‘coaching’ es la solución para Cruz Azul?


En los recientes años el futbol mexicano ha tenido un protagonista inamovible, el Cruz Azul. Un equipo de los cuatro grandes de la Liga MX, junto con América, Chivas y Pumas. La sequía de campeonatos, que está por cumplir 21 años, los ha tenido constantemente en el ojo del huracán. Pero no son solo los años sin quedar campeón, sino la manera tan escandalosa en la que lo hacen.

La Final del Clausura 2013, que perdió contra América, marcó la época de fracasos cementeros. Desfile de técnicos y jugadores. Con Cruz Azul nada parece salir bien, ni los dichos populares acierta: “Cuando más oscurece es porque ya va a amanecer”. No. En la Noria impera la Ley de Murphy.

Lee más: Tristemente, Cruz Azul y Atlante se hicieron chiquitos en el Estadio Azul.

Con la llegada de Caixinha para el Clausura 2018 la cosa pintaba para dar un vuelco; la disciplina del portugués podía ayudar para encaminar a los Cementeros, que desde hace mucho tiempo solo habían sabido dar tumbos.

Cruz Azul y Chivas, para mí, son el síntoma principal de un futbol que está enfermo. Porque hace mucho tiempo que el balompié de México padece. El quinto partido, los mexicanos en Europa, equipos mexicanos en competiciones extranjeras. Nos emocionamos por pocas cosas y si no se concluye nos decepcionamos de inmediato. Somos como un niño que infla un globo y él mismo lo desinfla para luego llorar por sus actos.

***

El futbol es primordialmente un espectáculo, uno que genera mucho dinero. Y los futbolistas cuando juegan están ejerciendo un trabajo en el que, como todos nosotros, tienen que rendir porque por ello reciben una retribución (que no es poca).

cruz azul coaching pedro caixinha

Pedro Caixinha.

De 30 puntos posibles (en 10 jornadas), Cruz Azul ha logrado solo ocho, cinco empates y un triunfo. Un porcentaje muy pequeño para un equipo “grande”. Los jugadores que llegan rinden poco. Alguien no sabe comprar en Cruz Azul. Al parecer el bien común no es el equipo sino los ingresos.

En la semana Enzo Roco se quejó de las agresiones por parte de la afición celeste: “No comparto mucho las agresiones verbales, menos físicas hacía un jugador o una persona, y está claro que la gente que va al estadio es libre de expresarse, pero hay límites y muchas veces se pasan y a uno le afectan”, declaró el jugador a Récord.

Sí, nadie en sus cinco sentidos apoya las agresiones, pero cuando alguien hace mal su trabajo normalmente es aconsejado, encaminado o reprimido, hay que decirlo, si ese mal desempeño afectó directamente a alguien el reclamo es peor.

Y en el deporte la exigencia es mayor, para los aficionados los futbolistas son privilegiados, tiene el empleo que millones quisiéramos. Sí, son seres humanos y como todos pasan por malos momentos, lo que muchas veces requiere de ayuda profesional pero ¿el coaching que propone Caixinha será la salvación de los Cementeros?

Según el enorme mundo del internet, a grandes rasgos, el “coaching es una práctica profesional crecientemente solicitada por personas, empresas e instituciones que buscan alcanzar logros significativos en su vida personal y profesional”. Voila. 

Esta práctica no es el hilo negro que hará que Cruz Azul logre un campeonato ni que haga que la Máquina desarrolle, de la noche a la mañana, un mejor nivel de juego. Pero sí aportará para que se llegue, poco a poco, a los objetivos trazados.

Dice el psicólogo cementero, Bernardo Angulo, que si bien el coaching no es la respuesta ayuda mucho. Y lo dice con conocimiento de causa ya que su trabajo fue requerido en Santos Laguna cuando Caixinha los dirigía y en poco tiempo lograron, en el Clausura 2015, ganar la Liga MX.

Pero pensar en el Cruz Azul y su debacles es llegar siempre al mismo puerto: malas contrataciones, malas decisiones y un pizca de mala fortuna. Obvio, la mala fortuna siempre será el motivo principal.

Link copiado al portapapeles

Otto Zuloaga

Veterinario frustrado; periodista por diversión y entusiasta del futbol argentino. @otto_zuloaga