Cruz Azul habría comprado a un jugador humillante y racista

El reciente refuerzo de Cruz Azul, Pablo Ceppelini, fue acusado de racista en la Liga de Colombia
Cruz Azul no se fija en los valores de sus fichajes. (Foto: Getty)

Los tiempos cambiaron. Los ideales se transformaron, las costumbres se renovaron y muchas barreras se rompieron. Antes era casi imposible ver a una mujer con un balón en los pies; casi no había quejas por la forma en que las personas actuaban.

Te recomendamos: Jugador del Cruz Azul pide salir del equipo porque quiere “ganar algo”

Ahora es distinto, el respeto y la equidad se volvió prioridad. Y si no lo creen pregúntenle a Pablo Ceppelini, jugador uruguayo que recién fue anunciado como nuevo refuerzo de Cruz Azul.

El mediocampista de 28 años llegó proveniente del Atlético Nacional, club con el que consiguió cinco asistencias y seis goles en todo el 2019. con 30 partidos disputados, el charrúa llegó como fichaje estelar a La Noria, pero con un pasado oscuro que difícilmente se va a olvidar.

Pablo Ceppelini tuvo la mala fortuna de cometer actos humillantes y racistas en pleno Siglo XXI, donde el recelo y el odio aguardan en una redes sociales que almacenan toneladas de información.

Resulta que hace un mes, el futbolista en cuestión estuvo envuelto en una polémica en la Liga de Colombia. Lo catalogaron de racista cuando criticó a Edwuin Cetré (exjugador de Santos Laguna y actualmente en Junior de Barranquilla). El ahora futbolista de Cruz Azul le hizo la mímica a su compañero de que tenía mal aliento y quería ahuyentarlo.

El 21 de noviembre del presente año, un día después de este acto, Ceppelini tuvo que hablar al respecto y se justificó por sus gestos: “Ese hombre tenía mal aliento, pero eso se queda en la cancha, creo que estuve mal con ese gesto”.

Las señas le costaron al sudamericano una suspensión de dos juegos y una multa económica equivalente a 3 mil 142 pesos mexicanos.

Las críticas en ese momento no fueron solo para el atleta, sino para el futbol colombiano pues no se apegaron a su reglamento, que indica que este tipo de acciones ameritan una sanción de cinco encuentros.

Así es como Cruz Azul tendrá que lidiar con este tipo de comportamientos o meter en cintura al futbolista charrúa. Esperemos que al menos responda dentro de la cancha.

Y por si te lo perdiste: