Dos años y medio de fracasos: Cruz Azul, ¿un equipo grande?

El torneo Apertura 2016 ha llegado al final de su fase regular, la liguilla ya está definida y ocho equipos se disputarán el trofeo de campeón. Sin embargo, hoy hablaremos...

El torneo Apertura 2016 ha llegado al final de su fase regular, la liguilla ya está definida y ocho equipos se disputarán el trofeo de campeón. Sin embargo, hoy hablaremos de un equipo que no está en ese grupo privilegiado, al contrario, quizá sea el conjunto con más mala suerte. ¿Saben de quién hablamos? Exacto, de Cruz Azul.

La “Máquina” se ha ganado el título del “subcampeonísimo” y no es de a gratis, pues es el equipo con más finales perdidas del balompié mexicano, con la módica cantidad de 10. El último descalabro de esta índole fue el doloroso partido contra el América, aquel donde Moisés Muñóz obligó a tiempos extras (el resto ya lo conocen).

Pero no estamos aquí para hablar de esos fracasos, si no de los más recientes: por si no lo sabían, los celestes acaban de sumar su quinta campaña consecutiva en no entrar a la “fiesta grande”. Es decir, desde el Apertura 2014 no son parte de los ocho mejores.

Es entendible la frustración por los títulos perdidos, ¿pero no llegar ni a la fase de eliminación directa por dos años y medio? Parece un gran fracaso para uno de los equipos catalogados como “grandes” dentro del futbol mexicano.

No es posible que jugadores que llegan con la etiqueta de “super refuerzos”, como Joffre Guerrón, termine jugando la mitad de los partidos (9) y con sólo dos anotaciones. O tan inadmisible es lo anterior como dejar que en los últimos partidos (León, Chivas y Puebla) se te vayan puntos con goles de último minuto y lo peor, que tu gran rival (América), te volteé un partido el cual vas ganando 3-0.

Sí, la “Máquina” se ha encargado de desilusionar con sus juegos o fichajes poco productivos, pero su historia le demanda ser capaz de entrar a liguilla (la mitad de los equipos lo hacen), ahí donde los otros “grandes” sí están.

Y es que a estas alturas no sabemos qué es mejor para el club y sus aficionados: llegar a la “fiesta grande” (tal vez hasta la final), ilusionar con otro campeonato y no obtener nada; o mejor ya ni estar en ella, pues al final parece que su “mala suerte” no los abandonará.

Creemos que su hinchada prefiere verlos disputando un trofeo (aunque lo pierdan), que siendo uno de los peores conjuntos del torneo. Suponemos que Cruz Azul debe estar en lo más alto, aunque hace cinco temporadas no están ni cerca de lograrlo.

Publicidad