El inicio de un nuevo gobierno, en materia deportiva, implica una nueva oportunidad de poder hacer las cosas mejor de lo que se hicieron en el sexenio anterior. Una oportunidad de liberarse de los viejos vicios y de tratar de trabajar de una más transparente y en pos del bien del deporte. Una de las voces que se ha sumado a estas peticiones es la de la campeona raramurí, Lorena Ramírez. La ultramaratonista ha pedido al virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, mejores condiciones y apoyos para poder seguir compitiendo al máximo nivel.

Indígena rarámuri gana ultramaratón corriendo en sandalias

Lorena Ramírez Hernández mide 1.50 metros, casi no habla español y prefiere los huaraches sobre la supuesta comodidad de los  tenis. Es tímida, no le gustan las cámaras ni los micrófonos.  A diferencia de muchos de nosotros, le gusta lavar los trastes y bordar sus propios vestidos, no busca llamar la atención y prefiere la tranquilidad de la Sierra Tarahumara, en Chihuahua. Sin embargo, cuando se trata de correr, Lorena se transforma y se convierte en una diosa de la velocidad. No por nada está orgullosa de ser rarámuri, que significa “corredores a pie” o “de pies ligeros”.

“Me gustaría un buen apoyo ahora que entre el nuevo presidente, me encantaría más apoyo para viajar y correr, quisiera más apoyo y recursos”, declaró Lorena Ramírez en una entrevista para el periódico El Universal. Y si alguien se merece todo el apoyo es ella, quien se dedica a vender los vestidos que borda y a recorrer largas distancias para llevar víveres y agua para su consumo cotidiano.

Lorena Ramírez, Raramurí, Ultramaratón, AMLO

(Imagen: Lorena Ramírez)

Lorena Ramírez, de 23 años, comenzó a competir en Guachichi, Chihuahua, con una carrera de 10 kilómetros, la cual ganó. Poco a poco fue aumentando la distancia hasta llegar a los 42,195 metros del maratón. Compitió en el Cuauhtémoc (también en Chihuahua), que ganó a los 18 años. A partir de 2013, ha participado en el famoso Ultra Maratón de los Cañones, en la distancia de 100 kilómetros. En 2015, obtuvo el cuarto lugar.

Sin embargo, fue su tercer lugar en el Ultra Maratón Caballo Blanco (80 k) de 2016 lo que la puso en la escena internacional. Y sobre todo porque lo logró sin nada de la tecnología que usan los corredores. No, lo hizo con sus vestido y sus huaraches adaptados con trozos de llanta. El año pasado triunfó en los 50 kilómetros de Tlatlauquitepec, Puebla, lo que recibió una invitación para participar en el Tenerife Bluetrail. Lorena se presentó con sus huaraches y vestido largo a la competencia, pero en el kilómetro 55 de la carrera, justo en el punto más alto del Monte Teide (3,300 metros de altura) abandonó debido a un fuerte dolor de rodilla que no le permitió terminar la carrera, lo que le dejó un regusto amargo.

Lorena Ramírez, Raramurí, Ultramaratón, AMLO

(Imagen: Facebook)

Así que en abril de este año, Lorena se propuso saldar esa deuda. Volvió a triunfar en el Ultra Maratón (50k) en Tlatlauquitepec, Puebla, con lo que ganó otra invitación para el Tenerife Bluetrail. Llegó el momento de la revancha deportiva para Lorena. Gracias a un tiempo de 20:11:37 horas, se hizo del tercer lugar en la categoría senior (18 a 39 años), y el quinto mejor registro general de la rama femenil. El pasado 16 de julio obtuvo el segundo lugar en el Ultramaratón de los Cañones, una carrera de 100 kilómetros. 

Rarámuris derrotan a deportistas profesionales en maratón

Es por eso que Lorena pide ayuda y apoyos para poder seguir compitiendo. Porque sus gastos se los financia a través de patrocinadores y su propio esfuerzo. Y porque quiere atraer a atención hacia los rarámuris, una de las tantas comunidades condenadas al olvido de las autoridades gubernamentales. Esperemos que el nuevo gobierno encabezado por AMLO atienda a sus peticiones para que pueda seguir dando alegrías al deporte mexicano.