Corredora inspira al mundo compitiendo con su hijo en silla de ruedas

Cindy Spiva corre de 13 a 30 millas a la semana, pero no lo hace sola, siempre está acompañada de Cormac Evans, su hijo. El joven de 14 años tiene...

Cindy Spiva corre de 13 a 30 millas a la semana, pero no lo hace sola, siempre está acompañada de Cormac Evans, su hijo. El joven de 14 años tiene un trastorno neurológico que lo ha dejando con gran parte de su cuerpo paralizado y sin poder hablar.

Sin embargo, cuando su mamá lo lleva a alguna de sus carreras, él no puede ocultar su felicidad.

“Cuando corremos, en esa experiencia, es un participante del 100 por ciento. A menudo es invisible. Es ignorado. Es tratado como un mueble. Pero cuando corremos, la gente lo ve, es un participante completo”, explicó Cindy.

Para Spiva la meta no es ganar ninguna de las carrera, simplemente desea participar y poder avanzar más kilómetros junto a su hijo. Cindy ha sido diagnosticada con esclerosis múltiple, pero no le gusta hablar de eso porque cuando corre “todo se trata de Cormac”.