¿Por qué se besaron estos aficionados de Boca y River?

Durante la final de la Libertadores, se viralizó una foto de un beso de dos hinchas de River y Boca. Te explicamos la razón

Una de las imágenes que más llamaron la atención de la Final de la Copa Libertadores de América 2018 fue una foto en la que se pueden ver a dos hincas besándose. Uno era de Boca Juniors y otra de River Plate. ¿Por qué decidieron besarse portando las playeras?

Maximiliano Mamani se besó con  Iván Carabajal Perka, ambos de 23 años. La idea de Maximiliano era despertar la conciencia sobre las diferencias de la cultura gay de los blancos y la de personas como ellos, que tienen la piel más oscura. Usaron las camisetas de River Plate y Boca Juniors para que su mensaje tuviera un efecto más contundente y viral.

“Más allá de que otras personas nos puedan ver como gays, tenemos otros rasgos que nos constituyen: nuestro color de piel, que no es cualquier color sino que está estigmatizado, incluso muchos comentarios que nos llegaron nos dicen que somos de otro país. Nuestros cuerpos: no somos el clásico gay con el cuerpo estilizado sino que tenemos otra corporalidad. Entonces empezamos a pensarnos desde otros espacios porque venimos de familias trabajadoras, vivimos en barrios y en pueblos”, expresó Maximiliano, quien eligió la fecha de la Final de la Copa Libertadores para tener aún mayor impacto.

(Imagen: Facebook

“Me convenció la idea de usar las camisetas de fútbol (Boca Juniors y River Plate) porque es sentirnos parte de algo que se nos ha negado durante mucho tiempo”, añade Iván en una entrevista para el medio digital Filo.

La publicación original de la foto y el texto la hicieron en el muro de Facebook de Bartolina Xixa Drag Folk, el personaje creado por Mamani, para generar conciencia sobre la problemática que enfrenta como homosexual y por su color de piel

El mensaje que acompaña la foto del beso dice:

El super clásico beso Marica

Somos villeros,
somos del interior de Argentina,
somos pobres,
no somos el esteriotipo de cuerpo esbelto,
somos los rostros negados por la colonialidad,
SOMOSMARICAS, empoderadas y subalternas, alejadas del “clásico” gay estereotipado. Transitamos nuestra vida en los espacios y en la memoria que siempre son acallados por la heteronorma y la LGBTnorma.
Somos los que viven en un país donde el futbol es parte de nuestra identidad nacional. Desde niños nos han enseñado a amar el futbol y a ODIAR al equipo adversario. Nos han enseñado que el futbol es una cosa de hombres (de machos). Nos han enseñado que el que piensa distinto, el que tiene la casaca de color distinto es un blanco para la burla, el desprecio, los insultos, la pelea, el odio.
Nos han inculcado que ser argentino es llorar por una camiseta y no por la miseria humana que nos tocó vivir.
Hoy no lloramos por una final de la cual no somos parte, sino lloramos por todas las compañeras y compañeros que han sido expulsades de su casa por ser distintes. Lloramos por las que ya no están, porque las mataron, porque las desaparecieron, porque se fugaron a buscar mejor vida, por las que murieron enfermas sin atención médica.
Hoy en un mundo que nos expulsa y nos enseña a avergonzarnos, venimos a decirles a TODES que no tenemos miedo y que mientras ustedes están odiando al equipo contrario, nosotras MARICAS villeras y pueblerinas en un BESO solo venimos a ofrecer AMOR.
Un clásico argentino no es un BOCA Y RIVER, un clásico argentino es ver cómo nos estigmatizan, nos insultan, nos expulsan, nos odia, nos matan.

La foto ha generado controversia en Argentina. El uso de las camisetas de Boca Juniors y River Plate, en el contexto de la Final de la Copa Libertadores ha hecho que los medios de comunicación se interesen en los motivos de Maximiliano e Iván, lo que ha traído a la luz pública la problemática a la que se enfrentan. Una manera inteligente y poderosa de hacer llegar un mensaje.