¿Volveremos a ver una convocatoria de hombres y no de nombres?

Ya es año mundialista, estamos exactamente a 139 días del sibatazo inicial de Rusia 2018 y la Selección Mexicana anunció su primer convocatoria rumbo a su preparación final con algunas...

Ya es año mundialista, estamos exactamente a 139 días del sibatazo inicial de Rusia 2018 y la Selección Mexicana anunció su primer convocatoria rumbo a su preparación final con algunas sorpresas: Jonathan González, Gibran Lajud y Víctor Guzmán. Si vemos la lista completa, encontraremos algunos nombres que destacan además de los debutantes antes mencionados como Henry Martín y Luis Rodríguez.

Si, sabemos que serán contados los elementos de esta primer convocatoria 2018 que terminarán en la lista final para la Copa del Mundo, faltan algunos “estelares”, pero… ¿no les gusta volver a ver hombres en lugar de nombres?

“La fortaleza del fútbol mexicano está en los jugadores que juegan en Europa y en que los jugadores que están en México, sean influyentes en sus clubes”, fue lo que declaró el director técnico del Tri, Juan Carlos Osorio, tras dar a conocer la lista.

No podemos negar el talento que tienen Javier “Chicharito” Hernández, Héctor Moreno, Héctor Herrera o el mismo Miguel Layún para ser considerados como parte de un equipo europeo, pero la Selección Mexicana tiene su fortaleza en la entrega de los jugadores locales y en los chispazos de talento de los europeos.

Cuando hacemos memoria y nos ponemos nostálgicos recordamos esas selecciones en los Mundiales de Estados Unidos 1994, Francia 1998 o hasta Corea-Japón 2002, esas a las que les echamos flores por que eran jugadores que sudaban la playera verde y le ponían “huevos” en la cancha. ¿Qué elementos tenían estos convocados en común?, en su mayoría jugaban en la liga mexicana.

Alberto García Aspe, Marcelino Bernal, Claudio Suárez, Ignacio Ambriz, Ramón Ramírez, Cuauhtémoc Blanco, Jorge Campos, Luis Hernández y Jared Borgetti, son algunos de los nombres que se convirtieron en “vacas sagradas” en los anuarios del Tri por sus actuaciones en la década de los noventa. ¿Hoy tenemos a alguno qué presumir?

Afortunadamente para todos los aficionados (y como primer experimento) vuelve la base de la Liga MX, con jugadores que si bien no son figuras internacionales se han partido la madre para tener un trabajo como cualquier mexicano y han cosechado los frutos de esa chamba, aunque sea a cuentagotas.

A título personal (usted disculpe), agradezco que en esta lista aparezcan jugadores como Jonathan Orozco, Hugo Ayala, César Montes, Jesús Gallardo y Orbelín Pineda, por que son los héroes sin reconocimiento y su hambre con el Tri la demostrarán sin importar la cantidad de minutos que les den en los próximos amistosos que tendrán, principalmente contra Bosnia la semana próxima.

Más allá de volver a la eterna polémica de los Carlos Vela, Jonathan dos Santos y Giovani dos Santos, debemos agradecer que nuestra selección voltee nuevamente a la liga nacional, aunque sea de reojo.

Publicidad