Efecto dominó: ¿cuáles son las consecuencias del descenso de Jaguares?

La historia negra de cada año ha culminado. El descenso de la Liga MX se concretó y los Jaguares de Chiapas terminaron por perder la categoría después de un agónico...

La historia negra de cada año ha culminado. El descenso de la Liga MX se concretó y los Jaguares de Chiapas terminaron por perder la categoría después de un agónico gol de Raúl Rudíaz que le dio la victoria a Morelia y la sentencia al conjunto chiapaneco.

Ahora es turno de que el cuadro felino coseche el resultado de los malos torneos que gestó en el pasado y deberá vivir el infierno que significa el Ascenso MX, ¿pero cuáles son las consecuencias de perder la categoría? La verdad, no son pocas.

En primera instancia está la pérdida de valor. De acuerdo al especialista en marketing deportivo, Javier Salinas, un equipo que llega a la categoría de plata pierde entre el 60 y 70 por ciento de su valor. Es decir, de los 26 millones de euros en que está valuada actualmente la plantilla según Transfermarkt, pasaría a valer poco menos de ocho mde en el Ascenso MX (en caso de perder el 70%).

En términos mercadológicos la pérdida también es significativa. Según el catedrático Francisco San José, una franquicia de primera división puede llegar a cobrar en promedio 3.2 millones de dólares por el anuncio principal en su camiseta, mientras que en la liga de plata a lo que se aspira es una cantidad de 750 mil dólares. Una diferencia abismal. Y lo mismo sucede en los derechos de televisión, pero aún más grave, pues se sufre una devaluación de 7.5 mdd a 200 mi dólares.

Y como no se puede dejar de lado el aspecto humano, que tal vez es el más olvidado, debemos hablar de los jugadores, quienes al bajar de categoría también pierden su valor en el mercado. Eso sí, varios de los futbolistas seguro dejarán el club, conscientes que estar en el descenso deja de ser una buena vitrina para ellos, por lo que no será extraño ver nuevas caras (tal vez desconocidas) en Jaguares la próxima campaña y sin figuras, como el caso de Moisés Muñoz.

Otro saldo negativo que el descenso dejó en el equipo del sur de país fue el de su técnico, Sergio Bueno, quien tras la pérdida de categoría aceptó que incluso está pensando en el retiro como DT. Y es que vivir dos descensos en su carrera seguro no es fácil, además de dejarle otra enorme mancha en su currículum.

De las cosas buenas que deja está experiencia es que quizá sea el momento en que Jaguares cambie de dueños y sufra una reestructuración de 180 grados que le permita una estabilidad que no ha tenido en los últimos años y que, al final, influyeron en el entorno para perder la lucha por la permanencia.

Sin embargo, pese a la tempestad en la que ahora está el conjunto chiapaneco, aún hay algunos rayos de esperanza para que el club se mantenga en la Liga MX. No hay que olvidar los cambios de franquicias y sedes que se llegan a hacer en el futbol mexicano, por lo que no sería extraño ver situaciones de ese estilo en unos cuantos meses que beneficien a Jaguares. O bien, la posibilidad de que la liga aumente a 20 equipos, como se ha especulado.

Por el momento, tanto directivos, jugadores y afición deben descansar, recuperarse del duro golpe que significa descender y a partir de los próximos días comenzar a definir el futuro de un equipo que le daba color a la Liga MX y que llevaba el futbol de primera al sur de México. ¡Mucha suerte, Jaguares!

Publicidad